jueves, 2 de agosto de 2012



Tenía manos, brazos,
podía vestirme sola a la mañana
  
Antes de querer tus manos
yo podía.



1 comentario:

  1. Muy cierto... Las manos del amor son absolutas y rechazan toda competencia!

    ResponderEliminar