sábado, 31 de marzo de 2012



Me gusta la primera vez
de todas las cosas
usar las sábanas
recién salidas del sol
estrenar faldas
hacer  palabras
que convoquen al sexo
bautizar camas.

Tengo vocación de virgen
en su primera noche.






viernes, 30 de marzo de 2012




No tires las crujientes
las amarillas
recolecta las hojas.

Ponlas como una manta
sobre mi pubis
me abrigaré con ellas.





© La gracia de las gatas.Valeria Cecilia Pariso, 2012.
(Imagen tomada de internet de literariokapasulino.blosgpot.com)

domingo, 25 de marzo de 2012


Debo buscar un tapado
guantes de lana
y un pulóver de cuello alto.
El amor está frío esta mañana.


sábado, 24 de marzo de 2012

Tías sabias.



Tenía unas tías
blancas
altas
con olor a pan.
Ellas sabían
el secreto de la vida.
Entonces
iban a la feria
los martes y los jueves
porque ahí encontraban
pescado fresco
y frutas buenas.
Dormían la siesta
cerca de una parra,
recibían a una amiga
los viernes a la tarde
y leían a Alfonsina.
Amaron a sus hombres
muchos años
hasta que no
hasta que dejaron
de necesitarlos
y entonces
no los amaron más
porque así se amaba entonces.
Como no tenían hombres
mis tías
altas
blancas
siempre juntas
se sentaban
cerca de una ventana
donde veían los autos pasar
también las chicas
con sus polleras escocesas
y tejían
sin pensar en nada preocupante
carpetitas al crochet
para todas las mesitas
de la casa.






viernes, 23 de marzo de 2012

jueves, 22 de marzo de 2012

Remedio casero para un hombre que tiene que decidirse entre dos amores.






Si tiene las mañanas bifurcadas
entre un amor y otro clandestino
no hay más remedio que éste.
Está probado.

Vístase tan blanco como pueda
es un color que ayuda en ese caso
todos los tips son buenos, no descarte.

Así blanqueado emprenda caminata
hasta que sienta el pie sobre la verde
cadera de Tafí del Valle.

Entrado en Tucumán,  sobre los muslos
redondos y sabrosos
de esta negra
llámela por su nombre que le gusta.
Tafí sólo está bien. Con eso alcanza.

Camínela descalzo
le gusta estar de espalda
un pie puede apoyarse sobre el glúteo
que cederá en la tierra su espesura
y lo recibirá con complacencia.

Camínele el omóplato y el cuello
recuéstese sobre ella que es bien suave
aún más si Usted le anda en primavera.
El pasto de Tafí
parece espuma
algodón verde
pasto de hadas.

Refriéguese en su pasto hasta teñirse.

Así teñido,
el verde sobre el blanco
ya no impoluto de su ropa blanca
busque el lugar sagrado
de este Valle.

Llegue hasta los Menhires.
Los Menhires
sabrán que Usted los busca
ellos lo saben.

Lo esperarán
parados como siempre
seguros del remedio que conceden.

Inmóbil frente a ellos
elija a uno.
(Unos están distantes de los otros)
y mire a los custodios de los Tiempos.

Los Menhires están ahí, turgentes.

Usted está vestido de blanco

Hay dos amores que lo desconsuelan

Se acaba de arrastrar

por las caderas verdes de la negra

(ésta Tafí del Valle es muy caliente)

así que

implore

implore a los Menhires que lo ayuden

míreles las caras

sus bocas de agujerito

las piedras y las formas

algún Menhir lo ayudará seguro.





miércoles, 21 de marzo de 2012



Tengo antecedentes
de esponja submarina.
Añoro pegotearme
caracoles
tragar  agua
sentir la sal
entrando entre mis huesos
producir sílice
como si fuese plasma
extraño
la contracción
y la expulsión
de los espasmos espongiarios
y nadar.




martes, 20 de marzo de 2012

Gracias por los colores.






Gracias, Paola Cámpora, artista plástica argentina, por prestarme tus dibujos para el blog.

http://www.paolacampora.blogspot.com.ar/



Gracias al poeta.

Gracias, Carlos Enrique Cartolano, poeta amigo, por llevarme a tu blog La Trampa de Arena.

http://latrampadearena.blogspot.com.ar/2012/03/poemas-de-valeria-cecilia-pariso.html


lunes, 19 de marzo de 2012


Sobre mis párpados
tengo sentadas
dos gatas negras.
Te miran.
Cuando parpadeo
arquean sus colas
alzándolas como una falda.
Buscan con sus hociquitos
la humedad de tu boca
refriegan sus cuerpos
por tu sexo
haciendo un zigzag
entre tus piernas y el techo.

Luego vuelven
atorrantas
a esperar sobre mis ojos.

Básica.

No vengas hasta mi
sin besos.



sábado, 17 de marzo de 2012

Suculenta


Algunas con los años
devienen en mujeres.
Yo devine en tuna.
No lo elegí
Pasó.
Es una suerte
que entiendas mis espinas
y las beses
como si fuesen bocas
es una suerte
digo
más suerte que la lluvia
en medio de esta árida existencia.


viernes, 16 de marzo de 2012

Poesía Iberoamericana.

Poesía Iberoamericana. Acá estamos.

http://alabanzasdeldesorden.blogspot.com.ar/2012/02/valeria-cecilia-pariso-argentina.html



Almuerzo


   Todos los diciembres ella comía sandía. Se sentaba en el cordón de la vereda y comía la fruta helada, abriendo las piernas para no mancharse. A pesar de eso, era inevitable sentir el agua rosa que le corría por las manos y el escote haciendo un caminito jugoso y divertido.








© Valeria Cecilia Pariso, 2012.

martes, 13 de marzo de 2012

Remedio casero para una mujer que quiere abandonar la soltería.


                                               




De todos los remedios
caseros que conozco
el de la soltería
es el más complicado.
Requiere que se unte
el cuerpo enteramente
con la tierra de Iruya.

Iruya queda en Salta
y es un pueblo de polvo
perdido donde el hombre
recobró la paciencia.

Si está lejos de Salta,
tome un avión, un tero,
viaje usted como pueda
lo importante es que llegue.

Hecho esto, encremada
con el barro de Iruya
piense en todos los hombres
que no quiso mirar.

Mire a todos, de a poco
con los ojos de Iruya.
Recapacite, piense,
cuánto amor macerado
(siempre hay alguien
que espera
un vecino, un amigo
el hermano de alguien
el padre de una amiga,
qué se yo, piense en algo).

Hecho esto, con calma
quítese todo el barro
sienta cómo la tierra
le devuelve la cara
cómo huele la piedra
cómo el poro conoce
lo esencial y se cierra
con el amor adentro.

Ahora salga, camine
tome un trago,
disfrute,
conozca a mucha gente
y bese a todos.

La boca
no cuenta si no habla.

Bese nomás,
que nadie
vuelve solo de Iruya.


lunes, 12 de marzo de 2012

Soneto del placer de desenamorarse.





Es un placer redondo como ombligo
perfecto, inigualable, soberano
un aleteo libre de las manos
un robo millonario sin castigo.

Es un premio dorado, una medalla,
misericordia pura de asesino
un pliegue caprichoso del destino
despertarse caballo y no haber valla.

Es un placer liberador de estrellas
es descubrir un día a cualquier hora
que ya no importa más, que no hay querella.

Es darse cuenta que el amor se ha ido
que del amor impar se sale sola
que no se quiere ya, que se ha querido.





Breve




Desvísteme.
Una a una las prendas que se caigan
puedes hacerlo a través de la mirada.
Yo te entiendo.
No hay breteles que entorpezcan el camino.
La dulzura debe entrar
En tus dos manos.
Desvísteme al mirarme que no hay nada
que te impida verme como quieras.
Todo puede ser si te lo dices.
Dios me hizo ante todo, buena.



(Integra II Colección de autores contemporáneos, II certámen de poesías, cuentos y cartas de amor, Editorial Embajada de las Letras, 1996)



domingo, 11 de marzo de 2012

Descripción de la lectura de un soneto.


Los mantos de la rima  los collares
del verso endecasílabo  los loores,
la estrofa como esfinge los amores
y el mundo vertical de los imanes.

La erótica metáfora alcanzada
en un ir y venir propio del viento
la métrica hamacándose en el tiempo
y la fricción del verbo, inigualada

Catorce en un hilado solidario
la estrofa entretejidas por las manos
para abrigarse inviernos todos juntos

Y aunque quieras más, es limitado
todo soneto tiene en un costado
el equilibrio circular del punto.


Poema de la estudiante con la faldita corta.


Entre tu falda y mi mano
hay una tarde de siesta
donde mi madre se duerme
y se prepara la fiesta.

Hay una luna sin cama
entre tu mano y mi falda
donde me besas la boca
y te imaginas mi espalda.

Entre mi falda y tu mano
hay una tela escocesa
y una monja que me mira
diciendo a todos, es ésa.

Es una suerte tan grande
no haber tenido un hermano
uno menos que vigila
entre mi falda y tu mano.





sábado, 10 de marzo de 2012

Pedido



Quiera Dios que me recuerdes buena
que te quede no más que mi dulzura
la virginal idea de blancura
y al recordar mi nombre te de pena.

Quiera Dios que cuando hayan pasado
muchos años desde tu partida
comprendas que también fue herida
tu alma por no haberme amado.

Que tu alma no me deje pido
y auque lo intentes que no exista olvido
un día sentirás que mi amor quema

Cuando te encuentres de nuevo desolado
querrá tu cuerpo venirse hasta mi lado
 quiera Dios que me recuerdes buena.




© Valeria Cecilia Pariso, 1996.

Duda

Por siempre te quedará la duda
de lo que pudo ser pero no ha sido
jamás entenderé si me has querido
por qué debí pasar tanta amargura.







© Valeria Cecilia Pariso, 1996.

Poema a la alergia a los plátanos



Comenzarán en unos pocos días
como presagio del otoño arcano
a deshacerse los plátanos cercanos
en volátiles pelusas de alegría.

Las veré revolotear sobre mi mano
con libertad y con alevosía
será el vaivén del viento apología
de la muerte repetida del verano.

Sé que me bastará mirar al cielo
¡Oh si pudiese abandonar el suelo
para evitar la alergia suspendida!

Mas sé que saltará cual gato malo
sobre mi pelo oscuro como un halo
marrón de brevas sucias y molidas.



© Valeria Cecilia Pariso, 2008.

viernes, 9 de marzo de 2012

Alguien me lee lejos,
hunde su cuchara
en la poesía
que hago en Buenos Aires
y me traga
y me lleva
digerida por ahí.




jueves, 8 de marzo de 2012

Cuidados esenciales.

Los papeles azules
sirven para guardar
las prendas más amadas.
Evitan que a la ropa
el tiempo le haga huellas 
redondas y amarillas.
Un vestido quitado
sin las manos
con besos
con los labios
que aprietan
tironeando de a poco
una manga que baja
que se suelta
y que sube
un poquito
y de nuevo
hay que intentar
de nuevo
que se escapa
se deja
un escote que cede
y que invita a otros besos
la cintura
se atasca
baja el cierre
entre dientes
que quiere
porque hay cierres
que quieren que los bajen
y una falda que cae
contundente en el piso
tan cómplice y tan buena
un vestido de ésos
usted me entenderá
requiere doble vuelta
de papel azulado.
Por las dudas.




© La gracia de las gatas.Cecilia Pariso, 2012.

domingo, 4 de marzo de 2012

Presencia



La muerte me hizo un nido
de avispas en el pelo.







© Valeria Cecilia Pariso, 2008.

sábado, 3 de marzo de 2012

Te lo juro que fue así (VI): El día que conocí a Borges.

   


       Cuando tenía trece años, creo que fue a esa edad, en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, me encontré con Jorge Luis Borges. Sentado, con María Kodama al lado. Hice junto a mi mamá y mis hermanas, una fila larga hasta llegar a él. A medida que me iba acercando a Borges el corazón me latía tan fuerte que seguramente él pudo escucharlo. Después de media hora llegué. Mi mamá, con total desparpajo e inocencia le dijo a Borges: Sabe…ella escribe, igual que Usted. Borges preguntó quién. Ella, Valeria…tiene trece años y no sabe cómo escribe. Borges se río y me estiró su mano, y me dijo: ¡A ver, colega… Déme esa mano!
Aquel apretón de manos, aquel Borges cómplice de mi mamá, me enseñó de qué se trataba el amor por la Literatura.




© Valeria Cecilia Pariso, 2012.

Presagio


Descifraré algún día este anagrama
de no tener los dos la misma hora.
Yo lo sabré una tarde, por ahora
me basta con saber cómo se ama.

Serán los trazos rotos de mi ausencia
y los hilos pendientes de esta historia
que llenarán de a poco tu memoria
con un amor de tanta trascendencia.

Y no sabremos bien por qué en nosotros,
no llega como en todos, el olvido,
tendrá el recuerdo algo de castigo
por éste andar, amándonos en otros.


(Publicada en el libro Vuelo Íntimo -antología de varios autores-, Ed. Dunken, Buenos Aires, 2007)

jueves, 1 de marzo de 2012

Te lo juro que fue así (V)

Cuando él le dijo: ¡Tanto te quería…! Ella miró hacia ambos lados y le contestó: ¿A mí…?

Mi ceja derecha



Al cabo de los años
se me subió una ceja
mi frente tiene una
marcada serranía
en uno de los lados.
Arriba de mi ceja
llevo águilas hembras
que ven a la distancia
los hombres cuando mienten.














©La gracia de las gatas. Valeria Cecilia Pariso, 2012.