jueves, 31 de enero de 2019

DE MUÑIZ A COSQUÍN




Cada vez que pasa esto pienso en el misterio del tiempo. Cómo es posible que en dos días haya sucedido tanto. Llegué a Córdoba el lunes a las 5 de la tarde. Fui recibida en un hotel precioso de Vaquerías con la cordialidad de haber sido esperada: Patricia Coppola y Jorge Felippa, no tengo más que palabras de agradecimiento para ustedes, qué maravilla el trabajo que realizan, la forma en que todo se desarrolla porque fue cuidado cada detalle, el humor con que trabajan, la alegría. 

Antes de llegar a la primera noche de Cosquín, en la plaza, la sorpresa más linda fue encontrar a Patricio Torne, es pura generosidad y amor. Los músicos nos hicieron felices llenando la noche de guitarras y cantos. Después vendrían dos gestos inolvidables: de Susana Cabuchi, sus libros esperándome, su letra. De Laura García del Castaño, su voz en el teléfono, el día de mi lectura, para desearme suerte.
Abrió la noche Juan Luna, con su voz pausada, calmosa, con remates fuertes, frente a un público atento, numeroso, comprometido en la escucha. Luego leyeron Laura López Morales y Gabriel Pantoja, dos lecturas que dieron cuenta de la construcción de una identidad poética que sólo se logra con muchísimas horas de trabajo y talento. Conocí a Juan Cameron, poeta chileno, léanlo.
El martes leyó Francisco Avendaño, poeta santiagueño, de una memoria exquisita y una tonada hechicera. Luego leí yo y fui feliz. Me reencontré con los queridos Tina Elorriaga y Hugo Rivella, y charlamos bajo las estrellas Volví a mi pueblo cansada pero más viva que nunca. La poesía me devuelve al mundo. Gracias.

Fotos: cortesía del Festival de poesía de Cosquín.







lunes, 28 de enero de 2019

Rumbo a Cosquín, al Encuentro de poetas con la gente. Los espero.

viernes, 25 de enero de 2019

jueves, 24 de enero de 2019

Hoy, en el programa "Poetas argentinos", en la radio de la Biblioteca del Congreso de la Nación

Muchas gracias, Claudia.

https://www.facebook.com/744953228889400/videos/375828506564791/




Nosotros comíamos cerezas al atardecer.
Mientras las paredes de nuestro
sistema de creencias
se desmoronaban
nosotros dos
comíamos cerezas al atardecer.
Es magnífica la luz que pasa
entre la rama y el fruto
sostenido por la mano.
Ofrecer la tensión de la vida
a punto de ser arrancada de su nudo
hace temblar al universo.
Para saber de qué estoy hablando
hay que morder la desesperación
de algo recién soltado.





miércoles, 23 de enero de 2019

Visita a la poeta Noelia Palma

Gracias por tanto amor.








Morón, conurbano bonaerense, 22 de enero de 2019.


martes, 22 de enero de 2019

AGENDA


El martes próximo voy a estar leyendo en Cosquín, en el XVIII Encuentro de los poetas con la gente. A los que andan cerca, los espero y nos damos un abrazo.



lunes, 21 de enero de 2019


Cuando era niña, mi juego preferido era disfrazarme con la ropa de mi madre. Sus tacos altos, sus collares, sus vestidos. Reconozco que vuelvo a ese juego cada vez más seguido: no como disfraz sino como un ejercicio de resistencia: me divierte pensar que debajo de los metros de tela que me cubren, mi cuerpo es pequeño como una granada.


domingo, 20 de enero de 2019


Ayer me escapé un rato del cumpleaños de mi sobrino y fui a El bosque sutil. No suelo ir a ciclos literarios, pero en el año elijo dos o tres que me interesan y voy. El lugar de lectura hizo honor al nombre del ciclo: bajo los grandes árboles, el ciclo ofreció cuatro voces poéticas distintas y que se complementaban: Valeria De Vito, Silvia Castro, Reynaldo Jiménez y Susana Szwarc. La dinámica del ciclo es perfecta: unos diez minutos por poeta, es decir, el tiempo justo para no agobiarse y sostener la atención en cada uno. A cada lectura la cruzó el canto de un pájaro. Bravo por Verónica y Florencia que coordinan este espacio que se llena de gente al atardecer.


viernes, 18 de enero de 2019

LA FICCIÓN DEL OLVIDO


Nueva actualización del blog LA FICCIÓN DEL OLVIDO, a partir de la lectura de los libros de Héctor Viel Temperley, Jorge Paolantonio, Alejandro Cesario, Noelia Palma, Jorge Figueroa, Jacqueline Goldberg y Pablo Albornoz.  

Hay mucho para leer. Hay mucho para compartir.

jueves, 17 de enero de 2019

Poemas and hard rains in Altas Cumbres


Una recopilación de poemas de lo más variada, de esas que dan cuenta de un trabajo minucioso de búsqueda y lectura. Uno muy viejo, otro de mi primer libro, otro que no nació como poema, otros recientes y no publicados en blogs todavía. Puro hallazgo. Gracias totales, Laura.



miércoles, 16 de enero de 2019


Yo no viajé por países fabulosos
ni amé sin reparo bajo las noches frías
pero
si el cuerpo que me queda
guarda la memoria
de las partes que me fueron mutiladas,
entonces, celebremos,
el vacío está lleno de música.

(De "Westonia y Sayuri")

martes, 15 de enero de 2019

Llueve en Muñiz. Apareció Rada







La palabra que falta:
una flor de nieve sobre tu estómago.




domingo, 13 de enero de 2019

Visitas mágicas


No es Rada, el gato peregrino, el gato que viene y canta, el gato misterioso que aparece en mi ventana desde hace 10 días. Es un lápiz negro. Está claro que es un lápiz negro más.





sábado, 12 de enero de 2019

Clínica de poesía en verano


Gracias a todos los que me enviaron mail con sus libros para realizar clínica de obra on line durante los meses de enero y febrero. A medida que leo, voy contestando. Ténganme paciencia que cada libro merece su tiempo.


jueves, 10 de enero de 2019

Poesía en verano


Durante los meses de enero y febrero voy a estar dando clínica de obra con la modalidad on line, individual, durante dos horas, una vez por semana. Nos manejaremos por mail y whatsapp. Empezamos hoy con los que ya están anotados para los jueves. Quienes estén interesados pueden realizar consulta y enviar su material para selección previa a valeriapariso@outlook.com


miércoles, 9 de enero de 2019

2013, hoy


Alguna vez
cuando el mar se calme
se verá en la arena
el hueso del intento.

martes, 8 de enero de 2019

Regalito de fotos que me llegan desde Lago Puelo




Gracias, Vanina Santoro!





Voy a jugar sobre los cangrejales.
Ya deshice la trenza que a mi madre
le llevó horas armar.
Todavía no he llegado y 
mi cabello flota como si supiera
mantenerse a salvo por sí mismo.
Hace calor.
De noche creo que el calor va a matarme.
Debo buscar espigas de lavanda
y ponerlas en frascos
sobre la mesa de luz.
Me acuesto sobre el piso pero no funciona.
Hace años que no duermo.
Es tan larga y aburrida la noche.
Voy a jugar sobre los cangrejales con los pies
desnudos y calientes.
Voy a jugar para saltar lo que duele sin pisarlo.
Voy a entrenarme hasta caer con todo el peso
de mi cuerpo
sobre los caparazones de los cangrejos.
El terreno es pantanoso.
No hay de qué temer.
Mis pulmones reconocen que el grado de humedad
es elevado y se hinchan
hasta ocupar el lugar de la fe.



lunes, 7 de enero de 2019


Me compro ropa dos veces al año: con la liquidación de verano y con la de invierno. Mis dos abuelas eran costureras así que yo, que no entiendo nada de costura, miro como si supiera y trato de elegir prendas que tengan algo que me guste: tela, diseño, color. Esto tiene que estar en armonía con la rebaja del precio y la disponibilidad del talle. Todo un ejercicio lúdico que voy perfeccionando con los años. Cada vez es más fácil: me llevo lo que no se lleva nadie.


sábado, 5 de enero de 2019


Fue inútil el tapado, el alumbrado público encendido,
el agua del río Brenta bajo el puente.
Cuando me tocó pasar
todo era una sola oscuridad cerrada.
Yo tuve que cruzar
de lado a lado el río
como se cruza un límite, un diagnóstico.
Ah, si no fuera tanta la belleza
ya me habría cansado de juntar
las gasas estériles del miedo,
habría perdido el paso, el hambre.
Si no fuera tanta la belleza,
teniendo que cruzar el río
yo me hubiese quitado
el tapado de lana
para ser la perra muerta de esa noche.
Pero la belleza es amable y tenebrosa.
Nos ve el hambre.
Nos prepara el arroz blanco de la niebla.



viernes, 4 de enero de 2019




Vi los cuervos  cortar el aire 
del cementerio Pere Lachaise.

Aprendí.

Me dije: puedo hacerlo.

Frente al espejo,
con los dedos me alisé el cabello
y usé la tijera
con la misma determinación
con que los cuervos 
pasan de lápida en lápida.








Vi los cuervos  cortar el aire
del cementerio Pere Lacheise.

Los estudié.

Me dije: puedo hacerlo.

Frente al espejo
me alisé el cabello con los dedos
y usé la tijera
con la misma determinación
con  que los cuervos
pasan
de lápida en lápida.





jueves, 3 de enero de 2019


El 23 de Marzo llego como invitada especial al Festival de poesía de Mar del Plata. Te lo aviso con tiempo porque ya estoy feliz.



miércoles, 2 de enero de 2019



El viento debería arrasar con este gesto magnífico.
Tirar dos o tres árboles
sobre la silueta brillante del vacío.

La lluvia debería haber hecho
algo
llenando los canales.

Todo está lleno de arena menos esto.
Todo se apaga menos esto.
Todo se cubre de agua, de hielo.
Menos esto.

Esto late como el corazón de un gato
que no nos pertenece.

Nadie ha permanecido tanto tiempo
besando el cristal o el mármol
de una tumba.

¿Qué hacemos, nosotros,
con el asombro de haber podido
juntar lo inexistente?