lunes, 18 de febrero de 2019

Se viene algo súper power








Cualquiera podría confundir esto brilla
con el milagro de la madurez.
Es verano.
Pienso en los frutos rojos bajo el sol.
La forma en la que están listas las cerezas,
radiantes como la sangre nueva,
los arándanos,
pequeños como un cuchillo azul,
las frambuesas, las frutillas.
Podríamos comer hasta cansarnos.
Cualquiera podría asociar esto que cae
con el placer dulcísimo de haber mordido.
Sin embargo,
aquí está mi corazón decapitado.




domingo, 17 de febrero de 2019



¿Oís, desde tu casa, el corazón del águila?

Cada latido mueve el aire.

Cada latido del corazón del águila
se propaga
hasta tocar los álamos más viejos,
entra
en el ladrido de los perros,
toca el misterio de tu cuerpo sobre el mundo.

¿Te das cuenta?

¿Oís el corazón del águila?

Es igual al ruido de la muerte frustrada
por una ilusión espléndida.

Es igual a una ilusión espléndida
que rompe el pánico.

Una ilusión rapaz, depredadora,
igual que el corazón de un águila en el cielo.

La tuvimos alguna vez.

Sí, querido. La tuvimos.

Habría que darle forma escrita a ese sonido.




sábado, 16 de febrero de 2019

Se viene

FESTIVAL DE POESÍA DE MAR DEL PLATA 2019

Estaremos dando, junto con el poeta Jotaele Andrade, clínica de poesía en Villa Ocampo. Sábado 23 y domingo 24 de marzo. Se sortearán 10 clínicas (de 1 poema cada una) entre los asistentes al festival.

https://laorejapublica.com.ar/wp/2019/01/09/mardelfip-2019/



jueves, 14 de febrero de 2019


Que el amor sea tu fuerza más poderosa.

https://www.youtube.com/watch?v=FQqasc0GYMo



7 AÑOS DE BLOG


Hoy este blog cumple 7 años. Gracias a cada uno que pasa por acá, a los que me escriben, a los que dejan comentarios. En estos 7 años la vida me exigió ser fuerte. Igual a las fuerzas que me pidió y me pide la vida, es la belleza y el coraje que puso a mi alcance. Lo tomé todo. Toda la belleza y todo el coraje. Ese es el centro de la poesía. Hoy llueve en Muñiz. Es un día raro. Abro la ventana y siento que cambió el viento. Era previsible, el tiempo cambia el lugar de las flores. Yo estoy acá, porque el único lenguaje que comprendo es la poesía. Y como dicen los amigos: hay que seguir.





jueves, 7 de febrero de 2019


Así como existe el camino del puma
regido por la carne,
y los pájaros verdes hacen ruido temprano
entre las semillas,
y algunos insectos dan cuenta
de la realidad del durazno sobre el suelo,
estoy sentada bajo un árbol
que da una sombra
parecida a nosotros.

No he comido.

En silencio, observé por días, el devenir del ciclo.

He unido el puma, los loros, las moscas, los gusanos,
la carne, el durazno.

Me centré en el durazno, sobre todo.
La forma en que se altera la belleza.

Pude ver la incidencia de la humedad y el calor
sobre la delicia de aquello que madura.

La urgencia con que la mirada
puede correr
del hambre al asco.

Que la vida nos perdone, querido mío.

No fueron nueces el alimento que nos dimos.




miércoles, 6 de febrero de 2019

Inolvidable



Con Laura López Morales


Fotón de Ayrton Blas Cáceres, para el Festival de poesía de Cosquín

Vaquerías, Valle Hermoso, Córdoba, en la marco del Festival de poesía de Cosquín. 
Gracias, amiga, por este regalo de cumple.

Foto de Laura López Morales.






Como un último guiño descubro este posteo de la querida Irene Gruss, el año pasado, para mi cumple. Gracias, Doña Irene, gracias por siempre.

http://elmundoincompleto.blogspot.com/2018/02/estan-ahi-cara-con-cara.html

martes, 5 de febrero de 2019


Último día de mis 48 años. No se me ocurre otra cosa más que agradecer y bailar.

https://www.youtube.com/watch?v=l4_GpIoBgHs&fbclid=IwAR2Wsg3cny-3D1mLIrH8-PTUNmAAXSQZ0HhiiKFMWFIyUhPGSwN378_7_Ik




3

Ahora tengo que aprender
de lo que dice Westonia:
“Nadie es convocado 
con palabras tristes”

¿Cómo no me di cuenta
de semejante verdad
si te llamaba llorando
y no venías?


(de "Westonia y Sayuri")



viernes, 1 de febrero de 2019

Gestos



Cordobeses queridos


Con los poetas Laura López Morales y Gabriel Pantoja


Festival de poesía de Cosquín, 2019.



jueves, 31 de enero de 2019

DE MUÑIZ A COSQUÍN




Cada vez que pasa esto pienso en el misterio del tiempo. Cómo es posible que en dos días haya sucedido tanto. Llegué a Córdoba el lunes a las 5 de la tarde. Fui recibida en un hotel precioso de Vaquerías con la cordialidad de haber sido esperada: Patricia Coppola y Jorge Felippa, no tengo más que palabras de agradecimiento para ustedes, qué maravilla el trabajo que realizan, la forma en que todo se desarrolla porque fue cuidado cada detalle, el humor con que trabajan, la alegría. 

Antes de llegar a la primera noche de Cosquín, en la plaza, la sorpresa más linda fue encontrar a Patricio Torne, es pura generosidad y amor. Los músicos nos hicieron felices llenando la noche de guitarras y cantos. Después vendrían dos gestos inolvidables: de Susana Cabuchi, sus libros esperándome, su letra. De Laura García del Castaño, su voz en el teléfono, el día de mi lectura, para desearme suerte.
Abrió la noche Juan Luna, con su voz pausada, calmosa, con remates fuertes, frente a un público atento, numeroso, comprometido en la escucha. Luego leyeron Laura López Morales y Gabriel Pantoja, dos lecturas que dieron cuenta de la construcción de una identidad poética que sólo se logra con muchísimas horas de trabajo y talento. Conocí a Juan Cameron, poeta chileno, léanlo.
El martes leyó Francisco Avendaño, poeta santiagueño, de una memoria exquisita y una tonada hechicera. Luego leí yo y fui feliz. Me reencontré con los queridos Tina Elorriaga y Hugo Rivella, y charlamos bajo las estrellas Volví a mi pueblo cansada pero más viva que nunca. La poesía me devuelve al mundo. Gracias.

Fotos: cortesía del Festival de poesía de Cosquín.







lunes, 28 de enero de 2019

Rumbo a Cosquín, al Encuentro de poetas con la gente. Los espero.

viernes, 25 de enero de 2019

jueves, 24 de enero de 2019

Hoy, en el programa "Poetas argentinos", en la radio de la Biblioteca del Congreso de la Nación

Muchas gracias, Claudia.

https://www.facebook.com/744953228889400/videos/375828506564791/




Nosotros comíamos cerezas al atardecer.
Mientras las paredes de nuestro
sistema de creencias
se desmoronaban
nosotros dos
comíamos cerezas al atardecer.
Es magnífica la luz que pasa
entre la rama y el fruto
sostenido por la mano.
Ofrecer la tensión de la vida
a punto de ser arrancada de su nudo
hace temblar al universo.
Para saber de qué estoy hablando
hay que morder la desesperación
de algo recién soltado.