miércoles, 29 de febrero de 2012

martes, 28 de febrero de 2012

Saberlo antes

                                                          a Alejandra Pizarnik
Ácida la angustia
y el saberlo
desde el verso primero
a la mañana
con la certera
muerte
que de a poco
fue convenciéndote
de su llegada
fuiste avisando
a todos
Alejandra
que no te ibas a ir
que te habías ido.








Plural


Rúcula,
achicoria,
radicheta,
hay otras tantas tiernas
picantes,
femeninas,
respetables especies,
como yo,
tan amargas.




sábado, 25 de febrero de 2012

Remedio casero contra el mal de amores

Los Esteros del Iberá
son fabulosos
para hacerlos en sopa.
Podrás creer que no,
pero se toman,
se tragan con sus yuyos y sus teros
y así te viene una
pachorra verde correntina
que te deja tranquila varios días
esperanzada también
por tanta clorofila.
Podés tomarlo si él
te mintió mucho
si él se fue con otra
también sirve
y cosas tristes así por el estilo.
Yo te sugiero que
antes de tomar la sopa
busqués dos árboles cercanos a tu casa
si es en tu jardín
tanto mejor
y les colgués de tronco a tronco
una hermosa hamaca paraguaya.
Queda feo dormirse en los rincones.




© Valeria Cecilia Pariso, 2012.

jueves, 23 de febrero de 2012

A veces pienso
un tren
un auto
a veces
lloro
y pienso
un llamado
yn andamio que cae
sobre alguien que pasa
un pozo
circular un ombligo
de la tierra que traga
un teléfono
un hola
su marido
su madre
su hija
su padre,
usted sabe.



Quiera Dios que no me lo permita



Quiera Dios que no me lo permita
que pueda la razón más que mi alma
que en medio de esta guerra tenga calma
y el día que me rinda, no lo admita.

Si es cierto que hay ángel de la guarda
-como decía mi madre al acunarme-
que me proteja ahora al levantarme
y al entregarme al sueño, que no arda.

Por el bien de los dos, que no me atreva
que me enamore alguna historia nueva
y que te olvide como antes de verte.

Por una vez que sólo sea recuerdo
por mi cordura y porque sigas cuerdo
reza por mí, que yo empecé a quererte.


miércoles, 22 de febrero de 2012

Mi cama grande.

Mi cama es tan extensa
como América del Sur
aún así
con tiempo yo podría
andarla en bicicleta.
Duermo noches simultáneas en ella
le entran más de cien
noches cada día.
Le entran todos mis amores
mis terrores
le entran todos mis vestidos desplegados
las tardes que no sé con qué vestirme.
Le entra el sexo, el vino, las novelas.
En mi cama caben todos los poemas
que mis células vienen digiriendo.
Es tan abierta
a veces que la tiendo
con sábanas de ríos
para dormir fresca
las noches de verano.
El Paraná le entra con su Delta
y mis pies
tienen
camalotes
que juegan con los dedos
tiene irupés abiertos como ofrendas
para hacer el amor entre las flores.
Es tan grande mi cama
Que le entran
Los amores que son y los que fueron

Menos el tuyo, el tuyo es una isla.



martes, 21 de febrero de 2012

Para qué sirve un abanico.


Las mujeres que usamos abanico
lo usamos para volar ideas.

La del sexo
vuela
entre ocho y diez abanicadas.


lunes, 20 de febrero de 2012

Cada verano
cuando el mar se metía entre mis piernas
y la espuma
hacía dibujos de leche en mis tobillos
yo pensaba
que de vuelta a Buenos Aires, me querrías.



domingo, 19 de febrero de 2012

Cimetière Montparnasse


En Montparnasse
busqué a Cortázar
estuve entre las tumbas
y los árboles
era tan gris el día,
usted ya sabe.
París es gris y
hacía calor
recuerdo,
busqué tanto,
digo,
no es fácil estar una mañana
en medio de la muerte
y sin francés
yo no sabía decir
Monsieur, où est le tombeau de Cortázar?
no había nadie
que entendiera un poco mi argentino,
todas las tumbas al fin son tan iguales,
usted ya sabe,
son iguales, hasta que una ve la de Cortázar
lisa como una cama recién hecha,
blanca  como una barra de bar,
de un bar de Montparnasse con muchas putas.

Y entonces
no hay otra que dejarle
sobre el mármol
blanco de la tumba de Cortázar
el boleto del metro
un cigarrillo
un papel blanco
y un lápiz sin usar,
por si acaso.

viernes, 17 de febrero de 2012

Ojalá tuviese
una fe
del tamaño de un puente
o de la Torre Eiffel
o de una enciclopedia.

No esta fe debatida
medio enclenque,
gateada.
esta fe de miguitas.



jueves, 16 de febrero de 2012

Yo iba al mar todos los febreros
Durante años fui al mar
Llevo
el mar puesto en los ojos todavía
Sigo encontrando arena en la cartera
Oigo romper las olas y oigo el viento
Es que yo
iba al mar todos los febreros
y cuando todos encontraban un amor
un amor de verano, de esos lindos,
yo encontraba nada más que caracoles.


Secreto



No es que mi abuela fuese sabia
como un gato que guarda alguna vida
por si se cae trepando la ventana.
Tenía los dedos duros y doblados
Y los ojos marrones como nueces
Pero eso no hacía que supiese.
Mi abuela había aprendido de la tierra
Los laberintos que hacen las hormigas
Para guardar a salvo su alimento
Mi abuela hizo lo mismo con mi abuelo
Guardó algo de su amor
No lo dio todo
Y así sobrevivió sin sobresaltos.





miércoles, 15 de febrero de 2012

Testigo

Yo sé que debajo de la silla
que está en mi dormitorio
la silla que se llena de remeras,
de papeles para ordenar mañana,
debajo, entre las patas de la silla,
hay un hombre agazapado
con los ojos más grandes que la boca
y me mira.



martes, 14 de febrero de 2012


Después de todo,
de todo cuando ya fue todo,
después de la nostalgia de la historia,
después de los anuncios,
de los libros,
volver a vernos,
con los ojos enormes,
como mundos enteros,
como constelación de profecías,
después de todo/hoy,
otra vez hoy,
descubrirnos en otros,
todavía.

Negro

A lo mejor no es.
A lo mejor parece pero no es.
Parece un ovillo negro de lana negra
pero a lo mejor no es
y le estoy dando
vueltas y vueltas
al gato
que saca las garras
porque no le gusta que lo oville.