martes, 31 de diciembre de 2013

El 2013 fue un año en el cual la muerte me estuvo rondando cerca. En febrero Gabo, mi marido, se salvó de un infarto. En noviembre, mi hijo estuvo internado en terapia intensiva también por el corazón, el mismo problema cardíaco que su papá. Fue un año bravo. Pero sobre todo fue un año de aprendizaje. La poesía se hizo vida y viví en poesía más que nunca. Pude publicar Paula levanta la persiana. No es fácil sacar un librito en medio de la crisis. La poesía salva y nos seca las lágrimas. Aprendimos con mis hijas que la gotita de lluvia sigue siendo maravillosa aún cuando cae de la hoja al suelo. Nos levantamos. Aprendí sobre el amor, la magia y el coraje. Aprendí sobre el tiempo y el destiempo. El aquí y ahora. El para siempre. El nunca digas nunca. Aprendí que las gitanas por algo leen las manos. Todo está ahí. Aprendí que puede aparecer un violín en los lugares más insólitos, la plenitud del silencio, la generosidad de los atardeceres. Y aprendí, en medio de la feria y las ofertas, que hay gente que está dispuesta a hacerme mal porque no todos son buenos bajo el sol. Y eso también es la vida, está bien que a los 43 años haya entendido que la maldad no es algo que aparece solo en los cuentos de brujas. Con lo bueno y con lo malo, el 2013 fue el primer año del resto de mi vida, y será, sin duda, al menos para nosotros, un año inolvidable.

lunes, 30 de diciembre de 2013

Más info sobre la Feria del Libro Independiente de Puerto Madryn

"Puesto El Botín en la Flia Puerto Madryn del 12 de enero: Pura poesía

Coso, Gabi Jimenez
ceremonia del té en los ojos, Fernanda Maciorowski
Seudo análisis de la obra de Berni, Lucho Carranza
anima(i)s, Macky Corbalán
Cabeza de tarro, Elpiti Dacapiwan
Nadando, Jorge Curinao
Plegarias del humo, Jorge Curinao
Cero sobre el nivel del mar, Valeria Pariso
Hullabanca, Maritza Kusanovic

Cotas de un sastre, Fabian Urban
La cuerda de los relojes limando el tiempo. Antología de poetas de Puerto Madryn.
Las bonitas páginas, Nelly González
Paula Levanta la persiana, Valeria Pariso
Discurso del contador de gusanos, Ariel Williams
Hablados por la poesía, Osvaldo Aguirre."




















¡Muchas gracias,  Fernanda!

Novedades de la Feria del Libro Independiente de Puerto Madryn.

Dice Fernanda Maciorowski: "En la flia. del 12 de enero, vamos a tener, entre otros, estos libros-perlas a disposición del lector de poesía: 

Anima(i)s, de Macky Corbalán
Coso, de Gabi Gimenez

Paula levanta la pesiana, de Valeria Pariso"

domingo, 29 de diciembre de 2013

Ay, qué calor




Con 40 grados de calor no hay forma de sacar a Roma de atrás de una maceta. Sufre el calor tanto como yo, y ninguna de las dos entendemos qué hacemos viviendo en un lugar donde de diciembre a mayo es verano. Pero amamos esta casa porque fue la casa de mi abuela. Y tiene baldosas viejas de granito que de tan viejas, si vas descalza, sentís los granitos del piso. Y un galpón donde guardamos desde el dogui hasta una multiprocesadora que dejó de andar cuando quise hacer queso rayado y era tan duro el queso que fundí el motor. En fin, Roma y yo andamos atontadas por el calor, pero nos hacemos compañía. Ambas sabemos que estamos aquí, juntas e incondicionales, transitando el desierto, resistiendo como dos cactus.

sábado, 28 de diciembre de 2013

jueves, 26 de diciembre de 2013

martes, 17 de diciembre de 2013






Gracias totales, Valeria Cervero, por acercar mi poesía a los susurradores del colegio de Bellas Artes de San Clemente. ¡Y gracias Cecilia Samaniego y Joaquín Valenzuela por susurrarla!


lunes, 16 de diciembre de 2013

jueves, 12 de diciembre de 2013

Trece caballos marcan el horizonte. ¿Tiemblan sus cuerpos junto al río? El agua cae del paisaje trayendo las voces de mis hijos. Siempre me nombrarán de esta manera. Dicen mamá y se detiene el viento.



miércoles, 11 de diciembre de 2013

Entonces un día sentís que ahora sí comenzó tu vida, y no sabés de dónde sale ese golpe de tambor, hasta que te mirás y sos vos. Y son tus manos.


martes, 10 de diciembre de 2013



Fue el regalo que me hicieron para el día de la madre. El mejor regalo. Recuerdo el día que los vi en una librería por primera vez. No me animaba a saltar para tocarlos. Estaban ahí, tan lejanos y tan perfectamente míos. Los estantes de las librerías son muelles. Debajo de los libros, viene el mar.

domingo, 8 de diciembre de 2013

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Me arrodillo ante la pureza del desierto.

Ese es mi altar.

Sin una gota de agua
crece
constante y empecinada
la esperanza de los frutos negros.





Sueño con vivir en un lugar
parecido a un desierto

donde pueda callar o gritar
según me plazca

no con la voz que uso con mis hijas
o pido en el mercado
un kilo de pan,
dos leches, medio de tomates.

Sueño con vivir lejos de todo.

Yo sé qué tengo.
Ya la oí.

Hay otra voz
detrás de la garganta.


En portugués

Nas mãos a brasa/
as mãos tão confiadas/tão
desprevenidas/tão agarrando
a brasita como se fora chuva/
tão sem ideia/tão desertas/
quatro mãos tremendo
e uma brasa a crepitar/
a mesma brasa para dois
o mesmo amor
o mesmo.

Traducción Albino Matos

http://ruadaspretas.blogspot.com.ar/2013/10/valeria-pariso-nas-maos-brasa.html


En las manos la brasa/
las manos tan confiadas/ tan
desprevenidas/ tan agarrando
la brasita como si fuese lluvia/
tan sin idea/ tan desiertas/
la brasa crepitando/
anaranjada como un pájaro
en la mitad del día/
la  misma brasa para dos
y el mismo viento.


Hay viento.

Una flor pronuncia
la pared del miedo.

Hasta aquí.






domingo, 1 de diciembre de 2013

Lo próximo

Lo próximo: Paula levanta la persiana. El nuevo librito con contratapa de María Belén Aguirre, prólogo de Silvia Iglesias y tapa diseñada por Karina Giglio. El orgullo de contar con dos poetas y una fotógrafa que admiro para acompañar a Paula. En unos días entra en la editorial. Y sí, felicidad total, la poesía tiene estas cosas.


Silencio
soy la niña que tiembla
y tiene
una alegría afásica
en las manos
yo no lo sé decir
no sé ponerle nombre
a esta cosa
que es agua
y flor iluminada
y arde en quemadura
y da calma de pronto
y se muere y se vive
y me mata y me es
imperdonablemente muda.