sábado, 12 de octubre de 2013

Me arrodillo ante la pureza del desierto.

Ese es mi altar.

Sin una gota de agua
crece
constante y empecinada
la esperanza de los frutos negros.