miércoles, 27 de septiembre de 2017

Caramelos y pimientos


Edición inaugural de "Caramelos y pimientos" (ciclo de poesía que lleva 22 años en Montevideo), en el Café Tortoni, coordinado por Isabel de la Fuente.


26 de Septiembre de 2017.




















Fotos: Cortesía de Caramelos y pimientos, ciclo de poesía rioplatense.

viernes, 22 de septiembre de 2017

3 minutos de la lectura en San Telmo (ciclo Al filo de la palabra)

La poeta Alicia Pastore grabó parte de todas las lecturas del miércoles en Al filo de la palabra.
Yo le dije que me daba pudor verme.

Ella, con absoluta paciencia, me dijo: cada lectura es un testimonio.

Bueno, así se inicio mi lectura. 
Gracias, Alicia, por este recuerdo.







miércoles, 20 de septiembre de 2017








Oigo esta voz, no quiero usarla más
cuando te hablo.
Tengo los pies mojados
y el cuerpo no responde
si le ordeno calmarse.
Tiemblo de frío.
Dejé marcas de agua en las baldosas
que van
del patio a la cocina.
Fui y abrí la heladera.
Sentí la claridad con que el cuerpo recorre
la visión de la muerte.
Cerré los ojos y pronuncié tu nombre.
Me oí la misma voz. El mismo aullido.
Quisiera detonarla con el dolor adentro.
Que una corriente eléctrica la acabe.
Que la voz salga limpia, distanciada.
Y no sepas quién soy
ni qué te estoy diciendo.


martes, 19 de septiembre de 2017


Llega esta época del año y amo abrir la ventana bien temprano y dejar que el aire que entra me haga sentir un poco de frío.

lunes, 18 de septiembre de 2017


Soy solitaria, sí, pero desde hace más de 2 años tengo una discapacidad física permanente como secuela de la cirugía que me salvó la vida. Viajo con dolor si el viaje es largo. Gabo me lleva en auto cada vez que puede, pero no siempre puede. Digo esto para que sepan que me honra cada invitación que recibo para leer en ciclos, participar en festivales, eventos, y agradezco de corazón a cada uno que arbitra los medios para que yo pueda asistir. Puedo cumplir con pocos. Y acá no tiene mucho que ver mi carácter solitario. Llevo conmigo un cuerpo indómito.



domingo, 17 de septiembre de 2017

Pie firme sobre cálido cielo


Comparto "Pie firme sobro cálido cielo", esta belleza de libro de los chicos y chicas de Poesía en la escuela, publicado en 2016,  y comparto también mi alegría de que hayan trabajado en el capítulo titulado El amor (pág. 153 y sgtes.), variaciones sobre poemas de mi libro El otro lado de la noche.


https://issuu.com/regalepoesia/docs/pie-firme-sobre-c__lido-cielo-web__



viernes, 15 de septiembre de 2017


Sé que estamos en septiembre porque me despiertan los pájaros que cantan, sobre las ramas desnudas todavía, de los fresnos que están cerca de mi cama.



martes, 12 de septiembre de 2017


¿Estábamos perdidos?
Yo no escuchaba otra voz que las semillas
(llevaba pimienta rosa en una mano.
 Acordate: junto a la casa del verano
había un aguaribay).
Cuando salimos pensé que íbamos juntos.
¿En qué lugar dejamos de mirarnos?
Tenemos la piel frágil,
¿cierto?
¿cómo se me ocurrió juntar pimienta
y traerla conmigo por si acaso?
Ahora no sé soltarla.
Tengo la mano en carne viva,
rosa.
Quiero un poco de frío.
Alguien me habló del hada de la nieve.
Debo llegar a verla cuanto antes.
No sé soltar las semillas de pimienta
que traje de la casa del verano.
Tampoco supe gritar la furia de la muerte,
ni bailar de felicidad una gran noche,
ni abandonar el hambre de los perros.
¿Dónde estamos?
¿Me oís?
¿De quién es esta voz con que nos llamo?
Veo una sola sombra.


lunes, 11 de septiembre de 2017


Teníamos 17 años y faltaban 3 meses para terminar la secundaria. Todas estábamos enamoradas de alguien y sabíamos que cuando se terminara el colegio perdíamos la posibilidad de compartir las tardes con ellos. "Es muy poco el tiempo/que nos queda juntos./Tengo ochenta días/para enamorarte", decía el poema que escribí y que hace 30 años se volvió canción gracias a Juanjo Castro y a Martín Menéndez. Éramos mil en el colegio y una sola voz junto a la guitarra. Fue una de las experiencias más movilizantes de mi vida. Yo creía que esa canción se había olvidado. Ayer lo oímos a Martín cantar "80 días", en vivo. No entiendo cómo recordó la música, de dónde rescató la letra. Lo único que me queda para decir es viva la escuela pública que además de los contenidos pedagógicos nos dio la memoria colectiva de una adolescencia compartida.



Hablo de las voces que entran al mar y no pueden volver, las voces nacidas en las casas de los ahogados, entre peces brillantes, algas , rocas, sedimentos de la belleza del mundo.

domingo, 10 de septiembre de 2017


Llueve a cántaros. No importa, hoy los vecinos llegan desde todos lados para leernos poesía, cantar, exponer fotografía. Vení, que tu paraguas sea la prueba de tu coraje.






jueves, 7 de septiembre de 2017


Me cuesta mucho salir de casa. Prácticamente salgo sólo cuando tengo que hacer algo relacionado con la poesía.
Mañana muy temprano viajaré hasta capital federal, para leer en el Liceo 1, en el marco del Festival de Poesía en la escuela.
El sábado estaré dando taller de poesía en Saint Exupéry, la librería más linda del conurbano.
El domingo hacemos el ciclo de poesía en Bella Vista.
Si no fuera por la poesía no saldría de Muñiz.






miércoles, 6 de septiembre de 2017


Vivir a media cuadra del tren enseña que el temblor es cosa de llegadas y de partidas.



lunes, 4 de septiembre de 2017

Estos gestos



Me pregunto

Donde está el que escribió
un epílogo para Juan Carlos
y su arbolito
el mismo que prologó
las sandalias de Yolanda
el que se conmovió
comentando la poesía
de Valeria en una contratapa
y saludó con laureles honoríficos
ese cauquil de Sergio.
Y aquel otro que tembló
ante unos ojos negros
vislumbrados en un tango.
O el que celebró un pubis
de ocasión efímera
en pasionales arrebatos.
Y el que en este tiempo
le canta a una mujer
que le salvó la vida
con forma de cisne
y dones incontables.
Tal vez lo vuelva a ver
en nuevas aventuras
del espíritu y la materia
inagotable de los sueños.
Aquí lo espero.

Raúl Artola

domingo, 3 de septiembre de 2017


Anoche,  soñé que te decía:
-Tu abuela quiere verte. Es necesario
que sigas los puntos luminosos,
hay un volcán a 2 kilómetros del puerto,
te guiará la música.

-Cuando estés llegando- te decía-
se llenarán de arcilla tus zapatos,
y por las estrellas reconocerás la aldea.

Su casa huele a romero
desde todos los puntos cardinales.

Te decía:
-Tu abuela está muy vieja,
no habla con nadie. Sin embargo, 
ella danzó sobre la angustia
y rezó alrededor del fuego                     
frente a un altar de flores y ceniza
para que nosotros
sobreviviésemos a nuestro asombro.

-Ahora- te decía-
es preciso abrazar a los que sufren.

Habrá quienes te dirán
que no escuchés cantar a las sirenas.

Es probable que el capitán
quiera amarrar con sogas tus tobillos
para que en las noches de tempestad
no abandones tu cama.

Yo he soñado un pedido.
Sin conocerla, tu abuela me ha llamado.

Y he pagado con el peso de los necios
la sordera de la gente que amé.