domingo, 22 de enero de 2017


Sillas, mesas, lámpara de pie, teclado, guitarras, micrófono, todo afuera, sobre el patio delantero de Bok og Kaffi, la librería más genial del conurbano. Así leímos, cantamos, hicimos la ofrenda de dar y recibir bajo las estrellas, en esto que dimos en llamar una posta poética de provincia. Casi sobre la vereda. Casi en el límite entre la realidad y lo mágico (quienes vinieron saben por qué), la poesía ocurrió para curarnos de todo. Gracias, viajeros, por la noche de ayer.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada