domingo, 22 de enero de 2017

Posta poética


Al lado de la librería hay una sala velatoria. Anoche alguien murió. No sabemos por qué pero dos o tres veces, un patrullero llegó hasta ahí. Los policías caminaban por la vereda mientras nosotros, sobre el patio delanero de la librería, leíamos poesía y cantábamos con suavidad bajo las estrellas. Varias copas de vino bajo los árboles, un piano afuera, una lámpara de pie encendida a cielo abierto. Fuimos sencillos, y nos fue concedida la justicia de las cosas bellas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario