sábado, 15 de septiembre de 2012

Sí, es cierto, se puede besar con el silencio,
con los filos obscenos, con pensarlo,
besar con un jardín de mariposas,
besar con la palabra, con los planes,
besar con gestos, con música,
besar con viento y con el alma.
Sí se puede, yo lo entiendo.
Sí.
Se puede besar si no se toca.
Pero ya basta, 
basta,
basta,
basta,
besame, por Dios santo, con la boca.