martes, 19 de junio de 2012



 
Las mujeres podemos
descargar litros de agua.
Licuarnos.
Escaparnos de todos
los vestidos
dividirnos en gotas
montones de gotas
enjuagar los pisos
de nuestras casas
sin estropajos
sin productos de las góndolas de limpieza
que son caros y abrasivos
nuestro llanto alcanza
para baldearlo todo.





1 comentario:

  1. Lo sé, lo sé... Me he bañado en lágrimas femeninas unas cuantas veces (en mi larga vida, je!). Gracias poeta!

    ResponderEliminar