jueves, 4 de diciembre de 2014

Vivir a media cuadra de las vías del tren te enseña que temblar es cuestión de llegadas y de partidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario