miércoles, 8 de mayo de 2013

Nada nos detiene
ni la pena infinita.

Lo sé ahora
que he cantado el silencio.

Qué inocente es la geografía.

Hemos amado la soledad
para inventar el desierto.