jueves, 16 de marzo de 2017

Que la muerte nos ampare

Escribió ayer Noelia Palma:


"Portada de Que la muerte nos ampare. Gracias, Mario Montenegro por la confianza, gracias, Fernando Rojas por dibujar y esperar, gracias, Kodama Leandra por el diseño, gracias, Valeria Pariso, por el prólogo que escribiste.

Acá, un fragmento del prólogo que escribió Valeria.

"Descartada toda esperanza de olvido (oh, atroz forma del despojo), qué se hace con el recuerdo, con la certeza de que esta historia que abrió la vida en dos nos va a acompañar para siempre. Quién nos dice cómo dejar de ver belleza adentro del silencio que nos nombra.
¿Por qué?/¿Por qué encima de mi corazón/creció una florcita oscura y no una roja/en su esplendor?” se pregunta esta voz que suplica frente al precipicio.
Estoy corrigiendo el milagro/de haberme encontrado”, admite parada sobre el filo. “Perdón por no poder confesar un dolor”, nos dice el cuerpo ya caído y reconstruido, hueso más, hueso menos.

Es que la poesía de Noelia Palma habla del proceso de reconstrucción. Como si la muerte nos sucediera todos los días. No una muerte simbólica sino una muerte real, trágica, definitiva. Como si de verdad uno muriera una y otra vez. Y volviera a nacer una y otra vez, todos los días. En la cosmogonía de la poeta esto es posible. Y esto es posible porque el amor es posible. Esa es la certeza que lleva a cuestas el libro. Si el amor es posible, el cuerpo se reconoce por primera vez como un territorio sagrado y la poesía se vuelve el lugar del canto.""



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada