jueves, 28 de noviembre de 2013

Algo te sonríe al final de los ojos.

Como si fueses pequeña otra vez

tus padres te llevaran al parque 
sin siquiera pedirlo
te compraran la gran espuma rosa.

Y el corazón no estuviera lastimado
o se hubiera quedado sin recuerdos.

Ningún dolor importa ahora.
La esperanza ganó otra vez.
Y qué va a ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario