martes, 4 de junio de 2013

Tengo un canario que canta como si no supiese que hace más de tres años perdió todas las plumas. O como si no le importara haberlas perdido y no haber replumado nunca más. Canta con su cuerpito rosado, todos los días ni bien clarea.  Y yo amo las cosas imperfectas.