lunes, 15 de abril de 2013

Nunca más he de dormir con la calma
del cielo metido en los fresnos.
Ya no.
Ya no más.

Ha nacido una niña
que tiene mis ojos.