domingo, 5 de agosto de 2012


Tuve miedo.
Ya no tengo ojos.
Perdí los ojos.
Rodaron.
Cayeron en una alcantarilla.

No veré si era amor.



1 comentario:

  1. Deberías acostumbrate a dejar los ojos descansando sobre la almohada. Sólo ocuparte de que sus sueños fueran realidad. Gracias, poeta!

    ResponderEliminar