viernes, 28 de febrero de 2014

la poesía arriba de la mesada

Tres días fresquitos y ya me dan ganas de ponerme a amasar pan. Entonces pienso en desayunos con manteca y miel, o en meriendas rodeadas de mis nenas diciendo qué rico, mami. Ya tengo la levadura. No hay nada más lindo que hacer pan mirando el cielo desde la ventana de la cocina.

miércoles, 26 de febrero de 2014


lunes, 24 de febrero de 2014

Me la regaló mi amiga Karina. Cuando me regalan una canción, la escucho muchas veces, hasta que por fin la aprendo. Así ando, con esta letra hermosa, desde hace días, por todos los rincones de la casa.

http://youtu.be/CCAu7M1gTiI


viernes, 21 de febrero de 2014

Que alguna vez,
aunque sea
una sola e inconfundible vez,
te sea dada
la claridad
de dos
que al pensarse
se sonríen.



jueves, 20 de febrero de 2014

Cómo será el silencio
en nuestras manos
si se nos vuelve olvido
la memoria.

¿persistirá el instinto
como un perro
adentro de la sangre?

¿nos morderá por dentro?

¿sabremos preguntar
qué fue del otro
qué fue de uno
qué fue de la palabra sueño?

¿y cuál revolución recordaremos?

¿y de cuál rendición no habrá registro?

¿seguirá siendo un altar en movimiento
la luna para los que somos solos?

¿Seremos solos, entonces, todavía?



martes, 18 de febrero de 2014

Tiene que enraizar la ramita de frambuesa que me regaló Paula. Por eso en Buenos Aires, llueve.

lunes, 17 de febrero de 2014

Otra vez la afasia.

Volver a ser
recién nacida.

La que canta es mi madre:

“duérmete, pequeña,
que si hay sol de noche
se cuelgan en soga
los sueños con broches”.

Yo no duermo,
no hablo,
yo no crezco, madre.

Sigo aquí,
recién nacida.

Me hago entender con llanto.

El lenguaje
de las palabras
no funciona.


domingo, 16 de febrero de 2014

La casa mágica de Paula

El viernes fui a visitar a Paula,  hacía más de 7 años que le debía esta visita, y así y todo pasó a buscarme en auto por casa para que yo no tuviera excusa. Llegamos. Lo que sigue es maravilloso: cientos de plantas creciendo libremente como si fuesen pájaros,  bibliotecas por todos lados, tres gatos que parecen moverse nada más que para demostrar que la casa les pertenece y un perro que se acuesta sobre los pies del invitado sólo para que se sepa que ahí nadie está en guardia, que es un lugar donde se puede estar tranquilo. Paula me regaló, además de libros, un montón de esquejes de las plantas que ama: hiedra, jazmín del país, un tipo de suculenta que yo no tenía, otra de hojas violetas alargadas que no sé cómo se llama, y la mejor de todas, una rama de la planta de frambuesas. Es la primera vez que veo una planta de frambuesa: es hermoso que un fruto tan delicado pueda crecer en medio de tantas espinitas. Me hizo acordar a mis cactus con sus flores increíbles. La poesía es el asombro. Lo sé. A veces las cosas me llevan demasiado tiempo y, aunque yo intuía que Paula tenía una casa mágica, el viernes pude disfrutarla junto con un té de naranja debajo de sus árboles enormes repletos de flores rosas y cotorras.


viernes, 14 de febrero de 2014

¡¡¡¡Felices dos años, Tantotequería!!!!! Gracias a todos los que pasaron por este blog de poesía durante estos dos años, a los que siguen creyendo en el amor, en el asombro, a los que rescatan lo mejor de cada historia, a los que quisieron tanto y aún así, siguen queriendo.


miércoles, 12 de febrero de 2014


Apretame la mano
que hemos caído
bajo los manantiales

dos manos juntas
frente a la adversidad
se vuelven piedra

o fuego

o tierra

o belleza que cae
y cae cae cae
bajo los manantiales.


martes, 11 de febrero de 2014


Amo caminar bajo la lluvia. Una de las cosas más hermosas del mundo es sentir el cielo de nuestra propia pequeñez.



lunes, 10 de febrero de 2014


¡Atenti! Cambié el correo, así que quienes quieran escribirme pueden hacerlo a:  valeriapariso@outlook.com



La belleza de mis cactus resistiendo las lluvias de verano. Quien cuida un cactus comprende la devoción de un cuerpo que no puede temblar.

domingo, 9 de febrero de 2014


En cada extremo
del puente
un niño 
que teme al abandono.

sábado, 8 de febrero de 2014

Si manteniendo el pulso
se pudiera
trazar línea y no cruzar
no añorar
no alumbrar
no querer
si se pudiera.



viernes, 7 de febrero de 2014

No quiero
que me junten con los huesos
de alguien
que no haya conocido
el dolor
de no poder decirlo.



La fotografía de Karina Giglio

Otro regalito de cumple.






jueves, 6 de febrero de 2014

El viento que nos mueve es siempre. La tierra que nos sostiene es siempre. El mar con sus revueltas es siempre. También el sol es siempre sobre nosotros, que estamos limitados a un ciclo de vida. De ese tipo de siempre hablamos nosotros cuando hablamos de amor.




También llegó para mi cumpleaños, qué más se puede pedir. Gracias, Vale querida!!!!



Regalito de cumple

Andá a saber cómo fue. Pero hoy, día de mi cumpleaños,  cuando abro Google me encuentro con una notificación que me dice que a la foto de Lluvia que subí ayer en un post aquí, le han agregado efectos especiales. En mi ventana sigue lloviendo, el agua que cae es un regalo, la nieve una invitación a soñar.





miércoles, 5 de febrero de 2014

Llueve






Contámelo de nuevo, Pau.

http://lunesporlamadrugada.blogspot.com.ar/2014/02/preguntonta-con-respuesta-genial.html

El poema no entiende algunas cosas.
Qué cansancio sobreviene a la tristeza.
Como hoy/ no es posible escribir/
me voy lejos para curar las manos.
¿Quién me cuidará  la ausencia
donde termina esta casa?



martes, 4 de febrero de 2014

Nuestro asombro será siempre el jardín del mundo.



lunes, 3 de febrero de 2014

Me gustan los ciclos que comienzan con lluvia. Hoy vuelvo al trabajo después de las vacaciones y llueve. Va a ser un año de mucho esfuerzo, con proyectos lindos que ojalá pueda concretar. Los fresnos que se ven desde mi escritorio ya tienen menos hojas y esperan el otoño. Nos gusta el frío, el cielo entre las ramas, estar en silencio sabiendo que el verde volverá a repetirse, creer en que es posible y empezar.


sábado, 1 de febrero de 2014

En mi jardín, la lluvia.


































Lo único real es que
si levantamos las dos manos
pueden sostenerse
un montón de estrellas.