miércoles, 29 de abril de 2015

Quedar con las semillas en las manos.
Sentirles los latidos.
Como una bomba activa
cada tic tac
nos hacer recordar que estamos vivos.
Y no encontrar el surco
ni el viento que las lleve
ni el despecho
o el tedio
que las deje morir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario