lunes, 27 de abril de 2015

¿Y qué hacemos nosotros con la imposibilidad del olvido, que precedió al encuentro, a la despedida, al reencuentro, a la nueva despedida y que, con la pureza de un recién nacido, nos despertó los cuerpos para siempre?


No hay comentarios:

Publicar un comentario