viernes, 27 de diciembre de 2013

¿Viste alguna vez
 dos tigres cruzando la montaña?

La pareja es tan perfecta que bajo el cielo
se vuelve una nuez.

Su sombra se ilumina
como un árbol de agua.

Los he visto con mis propios ojos.
Ahora tengo la nostalgia de un cóndor al sol.