lunes, 2 de diciembre de 2013

Tal vez sólo he venido a decir
aquello que no sé decir
del modo que quiero.

Quiero decir: el amor es posible.

Pero no de éste modo, fijesé.

No con las palabras que se dice
el amor es posible.

Entonces, todo se reduce a insistir,
a andar con la palabra que no llega
 y que usted sabe que nunca me saldrá.

Pero tiene la misma impresión que yo,
es decir: el amor es posible.

Le gustaría que se lo digan de otro modo,
claro.

Pero a cambio lee y así estamos.

Con la ausencia que somos,
esperanzados, mudos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario