jueves, 19 de diciembre de 2013

Hay palabras que sacan un filo inesperado. Ay, si supiese detectar los bordes.