viernes, 13 de diciembre de 2013

En la sombra tibia
y esponjosa del árbol
me he dormido, tontamente,
bajo cuatro o cinco
ramas crueles.