jueves, 7 de noviembre de 2013

Hay algo, un asombro, en el lenguaje de los niños que debería quedar intacto en nuestro lenguaje de adultos. Sin asombro no hay poesía.