miércoles, 20 de noviembre de 2013

Cuando sucede el milagro de volver a ser niños, las alas se ponen, se sacan y se dejan sin miedo al cuidado del otro