martes, 16 de agosto de 2016

Leo las palabras anotadas como talismanes:
piedra-rito-jardín-noche.
No atiendas, digo, la urgencia de lo que nace.
Es preciso tensar el tallo de la amapola.
No escribas.
No escribas todavía.
Si es necesario hay que arrancar
el pétalo más rojo bajo el sol.
Que el temblor del vacío haga lo suyo.
Que el viento quiebre sin piedad
las marcas pretenciosas de la sombra.
Un poema requiere de coraje.
Es necesario dormir sobre las flores
para aplastar sin miedo la belleza.


2 comentarios: