viernes, 1 de julio de 2016

Crónicas de viaje




Entre los artesanos de Tandil hay un puesto que vende platos y vasos de cerámica todos desparejos. No hay bordes lisos ni piezas iguales. Un cartel dice "La belleza está en la imperfección". Sí, señores, sí.




El polvito que tienen los salamines y los quesos se llama emplume. Cuanto más emplume tenga, mejor. Mirá lo que aprendí en Tandil, ah.



Lo más divertido, los nombres de los restaurant y bolichitos de Tandil: "Carajo", "Hasta el moño", "El brete", "Comé, cabrón", "Hoy te toca".



Hay un lugar, llamado Vulcano, que es el único almacén donde se puede comer en Gardey. Dicen que es buenísimo. Si vas a Tandil acordate y andá, porque queda a 25 km de nada más. Abre sábados, domingos y feriados. No estaré cerca esos días. Yo fui un jueves nada más que para imaginarlo abierto.




El sábado a la noche, sobre una de las sierras de Tandil, estaba tendida una sábana blanca enorme que decía "Vane, ¿te querés casar?" Teniendo todo el cielo para colgar un pasacalles, él eligió apoyar sus palabras sobre la tierra.



Tengo la manía de ir a las estaciones de tren de los pueblitos. Por Gardey pasa el tren. No hay bancos para sentarse a esperar y sobre los rieles de las vías caminan las vacas. Me quedé un rato hasta que nos miramos con una de las vacas y entendí que el lugar le pertenecía a ella hasta que pasara el próximo tren.


-Y ustedes  adónde van a comer, no me diga un lugar turístico de esos que nos matan a los de que venimos un fin de semana, dígame el lugarcito donde van a comer los que son de acá, donde van con su familia porque saben que se come bien.
-Ah, nosotros comemos en casa, ahí se come bien,  no vamos a comer afuera.

(Recién llegada, diálogo con un hombre en Tandil, provincia de Buenos Aires)


Gardey es un pueblito que queda a 25 km de Tandil. 532 habitantes. La mitad levantaron la mano para saludarnos cuando pasábamos con el auto. La otra mitad dormía la siesta.



"El salamín picado grueso es el mejor. A veces la gente me dice que no lo lleva porque ve los pedazos de grasa y no le gusta. Pero el picado fino tiene más grasa que el otro, lo que pasa es que está toda triturada y mezclada para disimular ¿me entiende?, como en todo, vio, como en todo."
(Explicación de una productora de salamines, Tandil, provincia de Buenos Aires)



En la estación de tren de Gardey no hay bancos frente al andén donde sentarse a esperar. Hay una sala de espera, con puerta y cartel que lo informa. Traté de entrar pero la puerta estaba cerrada con llave. Como si la espera fuese un lugar, el gran lugar, y  uno pudiese, con una llave, quedar del lado de adentro o del lado de afuera.



-Junio 2016-

No hay comentarios:

Publicar un comentario