jueves, 31 de diciembre de 2015


Por la vida, por la poesía, por la gente que cree, por la gente que hace, por los que siembran, por las flores, por las palabras, por los que no se rinden, por los que pasan por aquí y encuentran algo. Bienvenido 2016,  bienvenida vida. Chin chin.







miércoles, 30 de diciembre de 2015


Espero que la muerte me sorprenda haciendo y que no tenga tiempo de llevar nada conmigo.



Es tanta la vida que tengo que agradecer este año que no me queda tiempo de reprochar nada al destino.



Team Poetero de Venezuela




No tengo twitter pero acá están las preguntas y las respuestas.


https://twitter.com/TeamPoetero/status/681937631815548928?s=17







lunes, 28 de diciembre de 2015

Silvia Tocco sobre “Del otro lado de la noche”


Leí el libro de Valeria, a distintas horas del día y de la noche,  como un mantra  que me repetía una y otra vez. Lo leí, hasta que sus versos fueron música. 
Una música que vive en el hueco de dos manos…pero son manos que tiemblan,  porque saben que es un hilo el que sujeta nuestra vida  mínima de una nube.

nosotros,
los huérfanos
desarmados
inocentes de ardor y de sombra
no estábamos equivocados
al temblar

La voz poética habla de una existencia  indefinida: habla  del  como si, del  si hubiera, del podría ser…
Nada en su mundo ha sido creado con certeza ni para siempre.
Desde el primer verso de este libro, evoqué el momento de la aurora… Aurora que tiembla, que no acaba de querer despertarse, que se quedaría acurrucada o escondida en un grano de luz,  la nombra  María Zambrano

Como si la voz escribiera o cantara a esa hora del alba, con el mínimo de luz que precede al resplandor,  ¿será el otro lado de la noche?
Es el tiempo donde todo está por ser creado, los rasgos y sonidos son imprecisos,  porque  la poeta necesita  algo que calme, algo que diga menos que el silencio.
Estoy callando con todo lo que se grita en mí…es así, la poeta escribe callando, se ausenta , se sustrae del nombre , de la declaración , del exceso y desde esa  mudez,  restaura la poesía en su misterio.

Sin embargo, esa voz , que cuanto más calla más dice,  alcanza la dignidad en un acto, realiza el  acto poético  una sola e inconfundible vez , como si en esa vez,  se jugara su vida entera.

Hay que llenarse el pelo de ramitas
prenderse flores secas,
vestirse solamente
con telas vaporosas
borrachas en alcoholes
y correr en el viento.
Una vez. Al menos,  una vez.
como si se ignorase
la existencia del fuego.

Aquí es donde se juntan, al menos para mí , la belleza y la ética, donde  fondo y  forma son lo mismo. Un poeta expone su modo de estar en el mundo : o se cubre de oropeles y lo suyo es gracia , por más bella que sea o reluzca , o se queda desnudo, sin disfraces  ni recursos fatuos ,  a la intemperie que es extrañamente  nuestro mejor amparo.  Lou Andrea Salomé lo decía a Rilke  en sus cartas  "Las buenas gentes a menudo piensan que encerrándose tras una gruesa puerta dejan afuera el miedo, pero lo que en definitiva nos cobija es nuestro estar desamparados."

Y así lo dice Valeria:

el cuerpo a la intemperie,
la voz al corazón y el corazón al hueso,
las manos al lenguaje
y el lenguaje a la tierra,
con qué los habremos sujetado,
que hagamos lo que hagamos
no se sueltan.

Un modo de estar en el mundo.
El verso No doler, no soñar, no esperar del poema  42 tiene ecos de Spinoza, cuando  dice  que los hombres deben tratar de liberarse de la esperanza y del temor, que tanto se parecen.
Esperar algo es algo del tiempo, suponer que mañana puede suceder algo. Temer es, de algún modo, lo mismo. Spinoza también habla de no llorar porque nombra a la tristeza como un sentimiento equivocado.
La poeta no condesciende con la tristeza pero tampoco la oculta, no oculta

el canto que encierra la última tristeza
las flores del olvido,
la palabra sin aire,
la aridez de este paso,
la cicatriz del tiempo ,
el temor , mi temor
el cielo de las manos,
mis manos,
quién te dirá mis manos,
quién te dirá el dolor


Ya se anuncia lo que está del otro lado del dolor
Sólo hay que abrir la puerta, se necesita valor para abrir esa puerta, para abrir el último miedo de la noche, como quien abre un cuerpo…

Lo que canta del otro lado de la noche es la alegría.
Una alegría que no es regalo sino  conquista porque la poeta es responsable de haber escuchado la palabra amor.  

El universo la arrojó el amor
Y yo estaba
ay, dios mío
ahí

Y nosotros estamos aquí para recibir un amor hecho libro.

Silvia Tocco



(Este texto fue leído por la poeta Silvia Tocco durante la presentación de "Del otro lado de la noche" en la B.N., el 17/12/2015)

domingo, 27 de diciembre de 2015

Reseña hecha por Carlos Enrique Cartolano sobre "Donde termina esta casa"y "Del otro lado de la noche"



Valeria Pariso:



La permanencia de una voz alentadora




A las tres de la tarde el sol cae a plomo sobre las baldosas rojas. Irisan el aire flamas transparentes que asocian la realidad exterior con ardores de la conciencia. Quizás por mi nueva lectura de la poeta Valeria Pariso, que esta vez incluye sus dos últimos títulos: “Donde termina esta casa” y “Del otro lado de la noche”. Lectura conjunta, en el orden que creo cronológico, y sin que medien más que unos pocos minutos entre uno y otro libro. Experiencia enriquecedora que confirma y sorprende. ¿Cómo es esto?

Conozco a Valeria desde 2012 y ha sido, sin ninguna duda, la poesía que más me ha movilizado desde entonces (considero por cierto que mi opinión no es aislada). Y digo que esta lectura confirma los valores literarios de Valeria Pariso, tanto porque además devuelve en página impresa poemas que tengo leídos a partir de la diaria invitación del blog de la poeta (http://tantotequeria.blogspot.com). Y por último dije que sorprende: esta es una poesía de la diaria realidad que penetra la esencia humana y revela el sentido erótico de cuanto “sucede”, como de cuanto “hacemos”. Que no es poco. Yo diría que ¡es todo lo que podemos esperar de la expresión poética! Aquí no hay graves recorridos intelectuales; tampoco delirios que motive la efusión literaria. Se trata de una senda para operar interiores del lector, se trata de completar lo que jamás podrá completarse, aunque no podamos cejar en la tarea. ¿Qué otra cosa nos cabe en la existencia?

El erotismo, dice Georges Bataille, “es la aprobación de la vida hasta en la muerte”. Creo que la poesía de Valeria Pariso respeta con notable justeza la definición del pensador francés. Y así como esta concepción fue y es revolucionaria, el trabajo de Valeria –sobre todo en sus dos últimos libros- pone al derecho y en claro cuestiones básicas que más de una vez la cultura deforma, tergiversa, corrompe.

En el primero de los libros, considero central el poema “13”, al que continúa por cierto el “14”:

Donde termina esta casa existe un muelle.
Un muelle sirve/ básicamente/ para
dos o tres cosas/ primero: para leer
poesía en la parte de abajo/ segundo:/
para esperanzarse en la parte de arriba/ y tercero:
para fotografiarlo/ o dibujarlo/ o inventarlo/
según la desesperación/ con que se necesite
un muelle.

Es la vida que busca un punto desde el cual proyectarse en la palabra, una rampa de lanzamiento: el libro mismo, el abrazo de la persona querida, la mano que trabaja junto a las propias. También para Cora, que

… a los trece/ podía pasar doce sombrillas
después del muelle/ y a los quince/
Osvaldito la besó/ apretadísima al muelle/
sin que la madre supiese nada de nada.

Como es lógico, junto a la contención amorosa campea su opuesta –la soledad-, como se aprecia en el poema “21”:

Me conmueve
la ficción inconfesable del olvido/ el
recuerdo inmóvil donde todo sucede.

Quiero decir: esta memoria nuestra/
a la intemperie.

Y nos recuerda a Foucault en sus definiciones sobre la literatura, cuando refiriéndose a su vecino permanente (el mar), Valeria pregunta en el poema “24”:

¿Estaremos siempre a merced de un mar
que insiste en una didáctica de repetición:
golpe salado sobre los pies heridos/
golpe salado sobre los pies heridos?/
¿Dirá la ola: esto queda en tu memoria/
esto no?

El mar como la palabra escrita se sirven de la reiteración para alcanzar la maravilla. Sólo a través de la literatura es posible revivir, devolverse actividad y sentido en la memoria. Estos libros son receptáculos de experiencias íntimas que la poeta comparte con nosotros.

… Debíamos guardar/
muchos caracoles.
Realmente muchos.

Todos los que la ira del mundo
separó del mar. (Poema “26”)

La tarea del poeta consiste en devolver a la humanidad los tesoros perdidos, impedir a toda costa el olvido;  por supuesto influir en la cultura de masas, cavar nuevos surcos y ofrecer cosechas hasta aquí desconocidas. Ese camino es el que continúa de uno a otro libro, como si el segundo se ocupara de las cuestiones que quedaron pendientes en el primero, ofreciera “comenzar” a completarlas. Como si “donde termina esta casa” se hubiera cernido la noche, y la tarea hubiese consistido en transitar “del otro lado…” para rescatar la verdad de amor y dolor (¿no se trata acaso de las dos caras de  una misma realidad?). 

Aquí caben las mismas consideraciones que formulamos para el primer poemario, pero en “Del otro lado…” se pone de manifiesto el trauma de un dolor profundo, del que emerge la palabra reveladora, combativa, que sana. Se encuentran la confirmación y la sorpresa; vivimos la poesía de Valeria como propia en todos los casos. Aunque rescato como “central” el poema “23”:

Quién te dirá de mí,
quién te dirá del canto
que encierra
la última tristeza,
las flores sin olvido,
la palabra sin aire,
la aridez de este paso,
la cicatriz del tiempo,
el temor, mi temor,
el cielo de las manos,
mis manos,
quién te dirá mis manos,
quién te dirá el dolor.

Una aclaración que juzgo pertinente: cuando hablo de “sorpresa” me refiero a “conmoción”, a la potestad de esta poesía para evocar en nosotros la emoción de la autora, en igual o aún mayor medida. ¿Somos los lectores quienes estamos a su lado en el poema “29”?

A veces pienso,
con qué habremos sujetado,
vos y yo,
el cuerpo a la intemperie,
la voz al corazón y el corazón al hueso,
las manos al lenguaje
y el lenguaje a la tierra,
con qué los habremos sujetado,
que hagamos lo que hagamos
no se sueltan.

O en el “32”:

No entendíamos por qué
en el cuerpo
todo el tiempo nos aparecían
regresos y despedidas
regresos y despedidas
como si una ciudad completa
no estuviera decidida a irse
de nosotros.

Y esta maravilla de la disposición amorosa en la mujer:

… Sin piedad, como una jabalina,
el universo me arrojó el amor.

Y yo estaba,
ay Dios mío,
ahí.

La fortaleza de la poesía de Valeria Pariso está en los cierres, en el hallazgo de los universales que a todos mueven por igual. Amor y dolor. Y ya dijimos que los creemos fenómenos de la misma especie: el hombre. La disolución del ser por causa del sentimiento mayor, que es vocación y destino de la existencia.

Recomiendo la poesía de Valeria Pariso. Recomiendo su lectura; el seguimiento de su producción incesante. Poesía que me mejora, y que seguramente operará efectos similares en cualquier otro.




Carlos Enrique Cartolano


Mar del Plata, 27.12.2015









jueves, 24 de diciembre de 2015



Desde 1977 no hay luna llena en Navidad y esto no volverá a repetirse hasta el año 2034. Hoy a la noche, además del pan dulce, mirá la luna. Hay luna llena en Navidad.






Anécdotas de Nochebuena


Mi abuela nos hacía los vestidos para estrenar en Nochebuena. El mismo modelo (era el molde que conseguía) en distintos colores, a mí y a mis tres hermanas. O sea, 4 vestidos casi iguales. Era una fiesta ver sus ojos sobre nuestros vestiditos puestos. Quiero contar estas cosas porque las abuelas nos construyen a su modo. Y eso las vuelve inolvidables.


Anécdotas de Nochebuena


Mi otra abuela no podía comer garrapiñadas, ni nueces, ni turrones. Pero se los guardaba sobre la falda. Y cuando los grandes se iban a brindar al jardín, ellas nos daba, a mis hermanas y a mí, todo el tesoro que había podido robar de la mesa navideña sin que los grandes la vieran.




No es un villancico del que caen copos de nieve. No te va a sacar una sonrisa. Pero es tan necesaria.








A cada uno que se arremangó y puso el pecho para dar o recibir una palabra de aliento, o para crear un espacio donde el mundo sea un lugar más lindo, que opinó sin agredir, que abrazó o recibió un abrazo de todas las maneras que llegan los abrazos, a cada uno de los que visitó o visita este blog, les deseo de todo corazón, que tengan  unas hermosas Nochebuena y Navidad y pido, con profunda devoción, que tengan salud, amor y paz, todo lo demás, ya saben, es papel picado.




martes, 22 de diciembre de 2015

Feliz cumple, amiga

Hoy cumple años mi amiga, la que me enseña a mirar el paisaje con otros ojos, la compañera del secundario que se volvió compañera de la vida. ¡Felicidades, Karina Giglio! Te deseo mucha salud, mucho amor, y que encuentres siempre frente al lente de tu cámara el lugar del asombro.









lunes, 21 de diciembre de 2015



¿Cuántas palabras abandonadas bajo el agua son necesarias para que el sílice se compacte hasta formar una obsidiana?



domingo, 20 de diciembre de 2015

Una noche inolvidable del otro lado de la noche







(Foto: Gabo Losa)




(Foto: El Mono Armado)


















(foto: El Mono Armado)




Las fotografías con marco irregular son de Karina Giglio.
Lugar: Biblioteca Nacional de la República Argentina.
Fecha: 17 de diciembre de 2015.



Gracias, gracias, gracias!!!!







viernes, 18 de diciembre de 2015

Presentación de Del otro lado de la noche

Ayer



Foto: Editorial El Mono Armado.

Presentación de Del otro lado de la noche

De manera simbólica y silenciosa ayer, con un vestido blanco, rendí mi pequeño homenaje a Frida.


(Frida Kahlo)



(imagen tomada de la web)

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Resistimos


Mañana, a las 19 horas, nos juntamos en la Biblioteca Nacional para presentar dos libros de poemas, editados este año después de mucho trabajo y esfuerzo para poder publicar. Y para escuchar música. Y para brindar porque la poesía es una de las formas más nobles de resistencia. Sala Augusto Cortázar. Te esperamos.




O amor cru


Un poema de "Del otro lado de la noche", traducido al portugués, por Albino Matos. Muchas, muchas gracias, Albino!!!!!



Pouco a pouco fomos descobrindo
como se põe sal por cima do silêncio
e água por trás das palavras.
E preferimos calar para dizer a ausência.
E preferimos dizer para temperar a calma.

Mas o amor.
O amor cru.

E já não soubemos que fazer
com o deserto,
com os sinais,
com a sede.



Poco a poco fuimos descubriendo
cómo se pone sal sobre el silencio
y agua detrás de las palabras.
Y nos gustó callar para decir la ausencia.
Y nos gustó decir para temblar la calma.

Pero el amor.
El amor crudo.

Y ya no supimos qué se hacía
con el desierto,
con los signos,
con la sed.




Así se completa la forma de partir:
nadie advierte que se trata del último beso
ni se detiene a escuchar el ruido de la ola
que tiraste contra su corazón. Es una trampa, pensás,
la vida te hace creer que sigue.
No hay contraseña para abrir las compuertas
ni compañeros en la despedida
agitando pañuelos raídos por la pena.
Todos ríen,
ríen y preguntan
qué tal estuvo la fiesta el otro día,
qué tal tus hijos y si tu madre vive.
Por si fuese poco preguntan  si tu jefe
se calmó o sigue estando loco. Decís que sí,
que todo sigue igual, y pensás en la violencia
de la palabra todo y de la palabra igual,
y así completás la ausencia que se inicia
sin que nadie advierta
que ese fue el último beso
seguido por el ruido de la ola
que te llevás a cuestas.





martes, 15 de diciembre de 2015

Mirá, esto va a suceder el jueves, a las 19 horas, en la Biblioteca Nacional







TE ESPERAMOS











El Antidomingo en el espacio Oliverio Girondo

Esto fue el domingo pasado, en El Antidomingo del Oliverio, una tarde llena de poesía, de abrazos, de mirarnos a la cara, de música. Gracias, Rubén y Sylvia, por la invitación al ciclo. Y gracias a cada uno por los libros que generosamente me regalaron.



Felices vacaciones para el ciclo de poesía



Gracias a todos por habernos acompañado tanto durante el ciclo de poesía que hicimos en Ceres, Bella Vista. Gracias a los que vinieron a oír poesía, música, a ver fotografía. Gracias a los lectores, a las fotógrafas, a los músicos. Gracias a los poetas que generosamente vinieron desde cerca o desde lejos a compartir la tarde y los libros. Gracias a Ceres Bella Vista por prestarnos ese lugar tan maravilloso y Libros Saint Exupéry por auspiciarnos. Como el ciclo es un equipo y no nos coincidían las vacaciones a cada uno de los integrantes, el ciclo se toma vacaciones hasta marzo. 
El segundo domingo de marzo nos volvemos a juntar con todo lo mejor para seguir compartiendo más poesía, más fotografía, más música, más meriendas deliciosas en Ceres.


domingo, 13 de diciembre de 2015


Desde el inicio elegimos los pequeños rituales silenciosos: observar las manos construyendo el jardín, asistir al funeral de las flores sobre la mesa.



sábado, 12 de diciembre de 2015

con un vestido blanco
para leer
un libro negro
que habla de amor
te espero el jueves a las 19 horas en la Biblioteca Nacional.




viernes, 11 de diciembre de 2015

Agenda


http://www.bn.gov.ar/evento/acaso-lo-fugaz-y-del-otro-lado-de-la-noche


Es la certeza lo que provoca el aturdimiento. Saber que es así y no hay retorno:  es urgente sostener la palabra con los brazos para que no se hunda en la eternidad de los barcos abandonados. Yo vi que debajo del silencio viene el mar.



jueves, 10 de diciembre de 2015


Ha llegado la hora,  la soledad de las cicatrices. Las leyes de la naturaleza exponen la falta con violencia. ¿Adónde están tus ojos? No querer mirar vuelve al corte interminable.  







miércoles, 9 de diciembre de 2015



Que un recién nacido te agarre la mano, que un sueño perturbe tu obediencia ciega.





martes, 8 de diciembre de 2015

Flores y espinas


               Cactus

  



Fotos tomadas hoy, en Muñiz, Provincia de Buenos Aires.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Lo más

Flor de cactus: dura un día.


(abrió hoy)



domingo, 6 de diciembre de 2015



¿Pierden la memoria las palabras abandonadas? 




sábado, 5 de diciembre de 2015






¿Adónde van las canciones que se olvidan?









Por la vida

Sí, hace 9 meses me sacaron un melanoma muy avanzado. Estoy bien, feliz de la vida de haber sabido escuchar a mi cuerpo. Estoy viva y agradecida a Dios y a los médicos que me escucharon. Aprendé a escuchar a tu cuerpo. Y andá al médico para que revise tus lunares.

Por la vida

Ponete protector solar. Andá al dermatólogo una vez al año para que revise tus lunares. Si un lunar te pica andá al médico y pedí que te lo saquen. Si no te dan bolilla, insistí. Un melanoma no es siempre una mancha horrible como las que muestran en google. A veces no tiene color. A veces, algunos médicos, te dicen que no es nada. Si algo te inquieta en un tu piel, andá al dermatólogo, consultá e insistí hasta que te escuchen.



viernes, 4 de diciembre de 2015

El mar de la madrugada.
La alegría de la sal sobre la lengua.
Los pies fríos.
El viento adentro de la ropa.
El dedo señalando el pájaro
que cruza sin quemarse el sol.
El silencio, ah, el silencio,
cortado cuando rompe el agua
y el abrazo.
Tanta materia
sin sentir.



jueves, 3 de diciembre de 2015

Fin de semana poético




Y el domingo nos juntamos en Ceres para leer y escuchar poesía de la buena. Para mirar fotos y para cantar esas canciones que seguro te acordás de memoria. Además podés merendar porque sirven unos licuados y unas tortas riquísimas. Y además, por si todo esto fuese poco, viene Diego Roel (¡desde La Plata!) a leernos algo de su nuevo libro Vía Lucis.
Vení, que va a estar buenísimo.


https://www.facebook.com/events/621892651283304/

Ceres: Francia 633 Bella Vista, 17 hs.


AVISO VECINAL: este sábado a 16 hs es el último taller de poesía del año en Saint Exupery. Si no venís no se te va a cortar la inspiración, no te vas a olvidar el abecedario para siempre, no te va a agarrar una amnesia galopante de tus poemas preferidos. Pero te vas a perder el último taller de poesía del año en Saint Exupery, ese espacio maravilloso donde somos felices. Dale, vení y alegrate.


miércoles, 2 de diciembre de 2015

Gracias totales, Carlos!

Lunángel, Carlos Cartolano, Editorial Lágrimas de Cirse, 2015.