lunes, 31 de agosto de 2015


No hablar de la tristeza.
No cantarle.
Desarroparla. 
Quitarle el agua.
Volverla un perro puro hueso.
Y  luego
atarla a un poste de luz en plena calle.
Sabernos malos.
Ser crueles con el pobre animal de la tristeza.
Irnos.
Dejarla:sin sombra, sin llanto, sin correa,
sin más remordimiento ni esperanza,
sentir cómo es un cuerpo que no pena,
qué tan liviana un alma sin recuerdos,
cómo se muere más cuando no duele.




domingo, 30 de agosto de 2015

III



Não sei em que língua me falam,
o que significa: se te parecer, passo.
o que quer dizer: há um café mesmo ao pé.
Em casos assim,
tenho a preguiça de um hipopótamo,
não quero saber e
entro no silêncio
como num vestido.

Minha obsessão são as coisas pelos seus nomes.



Traducción: Albino Matos
Del libro "Paula levanta la persiana", Editorial AqL.


http://ruadaspretas.blogspot.com.ar/2015/08/valeria-pariso-nao-sei-em-que-lingua-me.html

libreros

http://poetchandonlibreros.blogspot.com.ar/2015/04/valeria-pariso-de-paula-levanta-la.html


viernes, 28 de agosto de 2015

Amanece y yo me juego la unidad del cuerpo. 
Lo que queda de mí se ordena,
y camina por un desierto donde la piedad es de los otros
cuando hablo de amor:
un día más, pienso, y nadie ha venido a juntar 
la furia de aquello que se muere.
Que alguien me explique
qué vamos a hacer con esto.
En qué lugar se puede abandonar a algo tan grande.
Quién se hará cargo de lo que queda de nosotros
que supimos ser valientes, imborrables,
iguales a las pisadas demoledoras
de la alegría compartida

y el dolor.

Amanece y yo me juego la unidad del cuerpo. 
Lo que queda de mí se ordena,
y camina por un desierto donde la piedad es de los otros
cuando hablo de amor:
un día más, pienso, y nadie ha venido a juntar 
la furia de aquello que se muere.
Que alguien me explique
qué vamos a hacer con esto.
En qué lugar se puede abandonar a algo tan grande.
Quién se hará cargo de lo que queda de nosotros
que supimos ser valientes, imborrables,
iguales a las pisadas demoledoras
de la alegría compartida

y el dolor.

Amanece y yo me juego la unidad del cuerpo. 
Lo que queda de mí se ordena,
y camina por un desierto donde la piedad es de los otros
cuando hablo de amor:
un día más, pienso, y nadie ha venido a juntar 
la furia de aquello que se muere.
Que alguien me explique
qué vamos a hacer con esto.
En qué lugar se puede abandonar a algo tan grande.
Quién se hará cargo de lo que queda de nosotros
que supimos ser valientes, imborrables,
iguales a las pisadas demoledoras
de la alegría compartida

y el dolor.

sábado, 22 de agosto de 2015

Hoy tenemos taller

Pensar el tema, elegir los libros, los poemas, leerlos en mi casa, en voz alta, tomar un mate, pensar por qué un autor sí y otro no, apuntar en mi cuaderno  (al que le pegué sobre las tapas blandas una hoja de papel reciclado verde musgo, de cada lado) el orden de los poetas que vamos a leer, tomar otro mate, tachar, sumar, cambiar de idea, pensar en alguna actividad, recortar rectángulos de cartulina de colores por si nos hacen falta, imaginar a quiénes les va a gustar un autor o un poema, pensar si va a venir alguien nuevo, si alguien va a dejar de venir, ya dije que no quiero más de 8 en un mismo grupo, me gusta conocer a cada uno, a veces somos más, veremos cómo hacemos, a veces somos 5 y entonces pienso que no puedo dejar a alguien afuera porque un sábado nos pasamos de los 8, estos talleres son como los encuentros casuales en las plazas, a veces están unos, a veces otros, y siempre nos juntamos a hablar de poesía, desde su costado laborioso, desde la escritura, la corrección, la poda necesaria, y aparecen poemas, y todos trabajamos hasta la última palabra y con eso somos felices. Sí, podría hacer esto toda la vida y no aburrirme nunca. Dar talleres de poesía es un regalo que me da la poesía. Y si además todo esto ocurre adentro de una librería, el mundo se vuelve absolutamente perfecto. 



(El taller de poesía tiene lugar el segundo y cuarto sábado de cada mes, de 16 a 17.30 horas, en la Librería Saint Exupéry, Maipú 1487, Bella Vista, Provincia de Buenos Aires. Requiere inscripción previa.)

viernes, 21 de agosto de 2015

¿Y ahora qué hacemos con el nudo en la garganta, Mastropiero?





Crecí escuchándolo, viéndolo en el teatro, aprendí con él, me enseñó que ser puede ser serio hasta descostillarse de risa.  A quien nos hace reír no lo mata la muerte. ¡Gracias, gracias, gracias, Daniel Rabinovich!



Nieva.

El pueblo se volvió blanco.

Las patas de una mariposa
encuentran un jardín
en tu pulóver verde.



jueves, 20 de agosto de 2015

En la luz de los elementos abandonados sobre mi ventana aparece el cuerpo de la traición como un pájaro arrojado contra el vidrio. Yo amé cada uno de tus cantos. Ahora recojo restos de palabras pudriéndose en las manos, y quiebro al medio el tallo de una flor que no lo cree.


miércoles, 19 de agosto de 2015

Regalito de mi amiga Paola.


(pantalla completa, por favor)

¿Quién pronuncia
ahora/ la palabra esperada? /¿Qué
océano se ilumina/qué desierto?
¿Qué ha sido/ de los
abandonados/ que sin técnica
ni elementos suficientes/ tocaron
las estrellas con las manos?
  
Hay pequeños milagros que nos buscan
como a hijos perdidos en la noche.



martes, 18 de agosto de 2015

Miedo a caer
al fondo del desasosiego
y escuchar
desde ahí
amordazada
las flores agitándose en el viento.






viernes, 14 de agosto de 2015

Aparece un dolor tardío y desordena los hechos que lloramos.


miércoles, 12 de agosto de 2015

Anoche soñé que un amigo me traía sus dos leonas a casa para que se las cuide. Yo las dejaba estar en el living pero no tenía qué darles para comer. Luego comenzaban a venir niños pequeños a visitarme y yo no sabía cómo hacer para que no se acercaran a las leonas. Cada vez que uno de los nenes hablaba, una de las leonas rugía. Mi amigo me mandaba un wasap avisando que estaba retrasado con el tránsito en capital, que aguantara a las leonas un rato más. Lo único que tenía cerca para darles eran flores. Se las ofrecí y a las leonas les gustaron. Los nenes estiraron sus manitos y les ofrecí también. Hasta que me desperté, todos estuvieron comiendo flores.
De dónde vienen
tus raíces
de qué grito
en qué piedra te parieron
qué dijeron tus abuelos
el día
que pusieron los pies
sobre el terreno
donde levantarían
la casa de tu padre
la casa de tu madre
tu cuna/el canto
que tus ojos olvidan.



martes, 11 de agosto de 2015

¿Y quién sabrá
si los sueños se caen al olvido
qué cosa es 
esta maceta pobre en la ventana
tratando de esperar la primavera?





Dentro de poquito, "Del otro lado de la noche", Editorial El Mono Armado.






lunes, 10 de agosto de 2015

60.000 VISITAS EN CASA

Hace tres años armé mi primer blog. Le puse un título malo que me sonaba más a negocio de venta de bijouterie que a un blog de poesía. No obstante, le puse así: Tantotequeria. Hoy llegó a las 60.000 visitas. Y los números no significan nada, a no ser, que uno piense que unas 60.000 personas entraron y aunque más no sea miraron durante un ratito, un blog dedicado a la poesía como forma de vida.


Estoy absolutamente feliz con el taller de poesía que estamos haciendo en Saint Exupéry. Desde que empezamos, todos los sábados nos tocaron con lluvia. Lluvia y mate cebado por Tito. Mate y poesía elegida con deleite. Poesía y trabajo de cada uno que viene a traer lo mejor de sí (y escribe, lee y corrige) Nada detuvo el motor que nos mueve: la celebración del asombro y la generosidad en todas sus formas, lo mejor de la vida.

sábado, 8 de agosto de 2015

Hoy me acordaba de la ruta del telar, en Catamarca. Del telar de la familia Saracho, en Belén. De que me traje una pashmina color verde loro. De que Belén es un pueblito que queda al lado de Londres. De que en Londres se consiguen nueces en casi todas las casas. Es lindo acordarse de los lugares que un día amamos para siempre.


martes, 4 de agosto de 2015

Cero y Paula en Tao

A partir de ahora también vas a poder conseguir a "Cero sobre el nivel del mar" y a "Paula levanta la persiana" en Tao, una librería preciosa ubicada en Av. Misiones y Alvar Núñez, Puerto Iguazú, Misiones.


lunes, 3 de agosto de 2015


Está lloviendo. Con qué
tranquilidad/ está lloviendo.
Llueve con lucidez/ con entereza/  
como si no existiera/  la alegría o
la muerte. / O el amor no acabara/
o no empezara nunca./ Está lloviendo
como/ si no pasara nada/ Llueve
como si fuera/ mentira que nacimos/
llueve tranquilamente/ como si no importara/
que nos estamos yendo.




domingo, 2 de agosto de 2015

Y si quiero no sonrío para foto




Poema 11





Donde termina esta casa, Ediciones de la Eterna, 2015.

sábado, 1 de agosto de 2015

Por mucho que intentemos perdernos de vista la poesía nos encuentra siempre.


Pienso todos los días en la poesía,  tan parecida al amor por la forma en que nos desarma, los actos de coraje que nos exige, la forma en que nos vuelve a unir en un mismo corazón, un mismo hueso.