viernes, 23 de octubre de 2015

Cada tanto, me gusta cambiar el aspecto del blog, que viene a ser algo así como reubicar los libros que tengo sobre los muebles de la casa o poner flores nuevas en los canteros del jardín. Sin embargo, hay cosas que siguen sin salirme, a pesar de los innumerables intentos: centrar el título en la cabecera, que los comentarios se vean desplegados debajo de la entrada,  o poner música de fondo para que, mientras alguien lee, escuche, por ejemplo, el mar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario