viernes, 29 de mayo de 2015


Tu ley
es mi memoria desde entonces.


No sirve en este caso
recolectar las hojas del otoño,
ponerlas en la bolsa,
sacarlas de la casa,
viejo artificio para el olvido.

El destiempo es tu ley.
Un océano inmóvil es tu ley.
Un niño que sueña por todos es tu ley.


Cada palabra late atravesada,
no hay forma de correrlas,
no se mueven.



1 comentario: