domingo, 5 de abril de 2015

Tenía más ácaros que una alfombra gigante y un olor a tabaco viejo y quemado que me hacía llorar, pero leer "Raúl González Tuñón" de Héctor Yánover en una edición de 1962 me hizo emocionar durante todo el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario