domingo, 25 de enero de 2015

Años y años de enseñanza estatal
para que nada.
Implosionar
treinta años de manual lleva un segundo.
Un día ocurre el amor y entonces
lo único que importa es primitivo:
la sed, el miedo, el hambre, el frío.
En medio del absurdo
alguien te dice que fuiste vos
el que hizo las pinturas rupestres
de las cuevas de Altamira.
Tu corazón late a millones de kilómetros
y es presa de las aves rapaces.
No recordás nada de la historia que aprendiste
porque hace dos minutos
el amor
te dinamitó por dentro
pero  te mirás las manos y pensás
que sí,
que puede ser,
que a lo mejor fuiste vos
complemente primitivo
como el amor
como te volvió el amor
primitivo
primitivo
primitivo
dejando un mensaje de adiós
sobre las piedras. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario