martes, 9 de diciembre de 2014

Hoy escribo y borro más que nunca. Estuve pensando mucho en todas las palabras que borro, que no puedo leer. Estuve pensando mucho en soltar ciertas palabras que guardo como piedras de colores en las manos. Pienso en dejarlas caer para que rueden, para que las agarre otra u otro, alguien que pueda hacer algo con ellas, no sé, ponerlas a germinar en la ventana de la cocina, llevarlas de paseo para que respiren aire fresco, reírlas, hacerles un altar, juntarlas y ponerlas debajo de la almohada, armar una vida con esas palabras, amarlas por sobre todas las cosas, darles un destino. Lo mío es silencio.





No hay comentarios:

Publicar un comentario