domingo, 21 de diciembre de 2014


Amelia, mi abuela, la que había nacido un 21 de diciembre aunque, decía, la anotaron como nacida el 22 porque su madre era lenta, era muy luminosa. Teniendo 35 años se tiraba rodando sobre el pasto de la Plaza San Martín porque reivindicaba el juego y la poesía. Hacía esto vestida con medias de muselina y rodete con relleno.




No hay comentarios:

Publicar un comentario