lunes, 29 de septiembre de 2014


Odio tener que ponerle título a los libros. De voluntariosa lo intento, una y otra vez y elijo títulos que después no me gustan. Es más, después los detesto con una repulsión inabarcable. Si mis poemas no tienen título, por qué debo ponerle nombre al hilo que los une.


No hay comentarios:

Publicar un comentario