miércoles, 24 de septiembre de 2014


Ahora paró el viento.
Ahora
que dejamos de pintar
nosotros
que nunca pretendimos
formar parte del cuadro.
Nosotros que nos quedamos dentro
sin pinceles
sin pretender ser otros
para siempre en la tela.
Ahora paró el viento.
Es cierto.
Pero antes de esta calma grande
¿te acordás del temblor de las aguadas?




No hay comentarios:

Publicar un comentario