viernes, 4 de julio de 2014

La felicidad de comprobar, una vez más, cómo los libros usados que venden en las ferias son capaces de encontrarnos y hacernos señas.





1 comentario:

  1. ¿Hay una alegría más exquisita que encontrar todos esos libros usados, antiguos, con manchas de café y una que otra dedicatoria, vendidos a precios de remate? Debo confesar que son mi debilidad y que muchas veces compro más de los que he podido leer.

    Lindo blog!
    Saludos

    ResponderEliminar