domingo, 1 de junio de 2014

Hoy estamos tan cerca
que la pared del miedo
debe haberse caído,
debe haberse cerrado
la parte más herida,
más callada, más triste,
y ya no me molesta,
ni un poco me molesta,
y estamos hoy,
tan cerca,
que me resulta extraño
que no me alegre nada,
que no me llore nada,
que ni siquiera importe.






No hay comentarios:

Publicar un comentario