sábado, 28 de junio de 2014

Cada febrero
me ponía el mar al cuello
pasando treinta caracoles
por una cinta azul.

Era niña
y había aprendido
a vestirme con mar.

Debe ser por eso
que tengo presentidas
todas
las despedidas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario