miércoles, 7 de mayo de 2014

Cuando la poesía circula de mano en mano, como un caramelo que se pasa por debajo de la mesa, algo están haciendo bien los poetas.