lunes, 21 de abril de 2014

Teníamos un juego:  mezclar tierra con agua. Aplastábamos la masa hasta que nos quedaba como una moneda de chocolate.  Sentíamos la dureza del barro secándose en las manos. Adorábamos al sol. Ser niños es poder comer una torta de barro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario