jueves, 24 de abril de 2014


Las manos pueden gritar la palabra sombra y correr con urgencia. Alguna vez encontrarás un trébol en el desierto y entonces comprenderás que nada es más importante que hacerle un techito con las manos para que no lo queme el sol.