martes, 18 de febrero de 2014

Tiene que enraizar la ramita de frambuesa que me regaló Paula. Por eso en Buenos Aires, llueve.