sábado, 9 de noviembre de 2013

Mezclarse con la tierra
si tenés un jardín

o

que el viento te lleve
como un plumerito

es fácil.

Muy fácil.

Difícil es volver
y sentarse

quietita

en la silla de afuera.