sábado, 24 de agosto de 2013

Yo no estuve segura de que era amor
hasta hundir las manos en la tierra
y encontrar la lluvia.

Ahora sabré por siempre
a qué llaman desierto.