miércoles, 30 de octubre de 2013

Acá nunca abriré la puerta y veré guanacos.
¿Sabés qué es esto? El desierto.
Mi hija crece pensando que sus pies
se ensucian con el barro/ no que el barro
es parte de sus pies. Ella cree/ que sus pies/
son blancos. Y son negros.
¿Cómo se llama a esto? Desierto.
Nunca tomará agüita de un arroyo cercano
ni verá a los cóndores a través del sol.

Esto es la sed: mi hija y yo viviendo
a media cuadra de la avenida.